Qué es Fos-hepan Forte y para qué sirve

Qué es Fos-hepan Forte y para qué sirve

El hígado es un órgano de suma importancia para el correcto funcionamiento de la salud de las personas. Esto es debido a que es el responsable de depurar y deshacer las toxinas del organismo. También ayuda a purificar la sangre y convertir los alimentos en energía. Por ello, es importante conocer manera de cuidarlo. A continuación, te explicaremos qué es Fos-hepan Forte y cómo puede ayudarte a mejorar tu salud.

¿Qué es Fos-hepan Forte?

Fos-hepan Forte es un producto que se encarga de apoyar al mantenimiento de la función hepática normal. Es decir, es un hepatoprotector muy eficaz que colabora en la prevención de futuros daños hepáticos. De igual manera, fortalece el sistema inmune de la persona que lo consume, gracias a la sinergia de sus cuatro componentes. Estos son conocidos como: Silimarina, L-Glutatión, Fosfolípidos y Vitaminas.

Es único en el mercado con un componente como el L-Glutatión. Todo ello, debido a que este es un antioxidante que evitará el estrés oxidativo. Dicha afección, se produce al tener una mala alimentación o un estilo de vida lleno de excesos. Por ello, este elemento será el aliado de Fos-Hepan Forte para seguir cuidando al hígado con su fórmula única.

¿Para qué sirve Fos-hepan Forte?

Estas cápsulas sirven para bloquear la entrada de sustancias nocivas hacia el organismo. Al ser un hepatoprotector, ayuda a mejorar el funcionamiento hepático. De esa forma, puede actuar como protector de futuros trastornos del hígado, vesícula y estómago. Con una cápsula en la mañana y otra en la noche, será más que suficiente para mejorar y proteger su hígado.

Fos-hepan Forte ha sido creado con los mejores componentes que protegerán este órgano. Además, puede ser consumido por personas que padecen de hígado graso, que consumen alcohol con regularidad o para los que están medicados de forma crónica. Sin embargo, no se recomienda su uso durante el embarazo y la lactancia.

¿En qué momento debo tomarlo?

Lo ideal es que consuma Fos-hepan Forte como prevención y antes de tener un exceso en la alimentación. Es decir, si sabes que tienes algún compromiso especial donde habrá comida poco saludable, lo mejor será tomar una cápsula. Así ayudarás a prevenir futuros problemas hepáticos leves como el hígado graso, la obesidad, entre otros.

Por otro lado, si la persona desea llevar Fos-hepan Forte como tratamiento, es ideal que se consuman 2 cápsulas 2 veces al día. Pero, en condiciones menos severas, con 2 cápsulas al día será suficiente. Igualmente, la duración de este tratamiento puede tomarse de 3 meses a 1 año. Es importante que realice controles médicos y no supere las dosis recomendadas.

¿Por qué es importante proteger y cuidar el hígado?

Como una de las razones principales, es que sin este órgano esencial no podrá vivir. El hígado se encarga de procesar y desintoxicar prácticamente toda sustancia que pasa por el organismo. Por eso, se le considera como un laboratorio del cuerpo humano, ya que es el responsable de realizar estos múltiples procesos vitales.

Si este órgano falla al momento de hacer sus funciones, podría desencadenar desequilibrios en el organismo. Por consiguiente, podría provocar futuras enfermedades como la cirrosis, diabetes, hipertensión arterial, entre otras. Puesto que una de sus funciones principales es producir bilis. Tenga en cuenta que este líquido digestivo ayuda a descomponer las grasas del organismo. Todo ello, para transformarlas en ácidos grasos que luego podrán ser absorbidos por el torrente sanguíneo.

¿Qué factores pueden afectar al hígado?

Entre los factores más comunes que afectarán al buen funcionamiento del hígado, destacarán la mala alimentación y excesos de sustancias dañinas. Alguna de ellas, serán las que te describiremos a continuación.

  • Consumo excesivo de carnes rojas: Esto se debe a la cantidad de proteínas, grasa y triglicéridos que contienen. A largo plazo, causaría que el hígado no las procese de la mejor manera.
  • Alcohol: Consumir en exceso esta sustancia también puede derivar un problema más grave a futuro como la cirrosis. Recuerde que esta patología se puede notar por la inflamación en el área.
  • Comida rápida: También conocida como la comida chatarra, será dañina por su alto contenido en sodio y grasa. De hecho, muchas de estas son preparadas con productos no saludables.
  • Consumo excesivo de azúcar: La cantidad excesiva de azúcar en los alimentos y en las bebidas, pueden desarrollar enfermedades como el hígado graso.
  • Consumo excesivo de sal: Esta sustancia puede desencadenar que el hígado deje de producir ciertas proteínas que ayudan a transportar los micronutrientes o medicinas a través de la sangre.
  • Calmantes y antiinflamatorios: Si se consumen de manera regular o, peor aún, sin autorización médica, podría dañar su hígado. Por ello, se recomienda evitar la automedicación.
  • Cigarro: Todos los químicos que componen el cigarro son capaces de causar daños irreversibles en las células del hígado. Si pensaba que solo dañaba los pulmones, está equivocado.

Qué factores pueden afectar al hígado

¿Cómo identificar si tu hígado está en riesgo?

Una buena forma de cuidar la salud de tu hígado y de tu cuerpo en general, es calculando tu Índice de Masa Corporal (IMC) con regularidad. Al ser un método sencillo, lo puedes realizar tú mismo desde la comodidad de tu hogar. De igual forma, puedes compartir estos sencillos procedimientos con las personas que más quieres para que también se cuiden.

Si el resultado de tu IMC es mayor a 30, debes tomarlo como un signo de alerta y realizar las acciones correspondientes. Ten en cuenta que si está entre 25 a 30, debes tomar las precauciones debidas de igual manera. Por otro lado, si la solución es menor de 25, puedes estar tranquilo ya que es un resultado saludable y sin riesgos. Para calcularlo, debes dividir tu peso en kilogramos entre tu estatura en metros.

  • IMC = peso [kg]/ estatura [m2]

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI); el sobrepeso se define como un IMC mayor a 25 y se considera como una persona obesa si su IMC es superior a 30.

¿Qué pasa cuando no está saludable el hígado?

Cuando el hígado no está saludable, empezará a mostrar ciertos tipos de síntomas que pueden ser identificables por la persona que lo padece. Es mejor estar atentos a estos factores, para actuar a tiempo y prevenir una enfermedad más grave. Ahora, mencionaremos algunos síntomas que puedes presentar cuando tienes problemas de hígado.

qué pasa cuando el higado no está saludable

1. Picazón en la piel

Este síntoma puede surgir como consecuencia de una enfermedad crónica como la colangitis biliar primaria. Esta afección en particular destruye los conductos biliares del hígado. Ello sería el principal motivo del picor que se siente por encima de la piel. Ciertamente, no todos los casos de picazón van a ser producto de esta enfermedad. Pero si crees que es más de lo normal, lo mejor será agendar una cita con un médico especialista.

2. Piel y ojos amarillos

Ambos signos son de los más conocidos para delatar que el hígado no está funcionando de la manera correcta. Es importante considerar que puede ser un síntoma de una enfermedad grave en el hígado. Por eso, si ves que el blanco de tus ojos y tu piel comienzan a volverse amarillos, puede que hayas contraído ictericia. Esta es una coloración que proviene de la bilirrubina y es señal de otras enfermedades.

3. Cambios bruscos de peso

Si notas que de pronto, tu ropa no te queda como antes, debes tomarlo como un signo de alerta. Esto, siempre y cuando sepas que no has tenido cambio alguno en tu alimentación. De hecho, esta señal puede ser producto de una enfermedad hepática como la cirrosis. Cabe mencionar que esta afección se desarrolla lentamente, reemplazando el tejido hepático sano con el cicatricial. Todo ello, bloqueando el flujo sanguíneo del hígado e impidiendo su correcto funcionamiento.

4. Horario de sueño irregular

Los cambios bruscos en los patrones de sueño también deben ser tomados como un signo de que algo puede estar funcionando mal dentro del organismo. Es uno de los síntomas más graves, ya que podría ser a causa de una enfermedad como la cirrosis hepática. Por eso, si sientes que te da sueño a horas tempranas del día o tienes dificultad para dormir, tómalo como un signo de alerta y visita a un médico.

5. Te salen moretones fácilmente

No son muchas las personas que tienen la piel muy delicada como para que, con tan solo un roce, le salgan moretones. A medida que pasan los años, el cuerpo y la piel se vuelven mucho más débiles. Aunque esto podría ser causa de los moretones sufridos, no debe darlo por hecho. Puesto que, si no es común en ti estas contusiones, podrías estar pasando por un síntoma de una enfermedad hepática.

6. Pérdida de memoria

Si has tenido la dicha de contar con una buena memoria a lo largo de tu vida y, de pronto no, debes prestar atención. Uno de los problemas más comunes del hígado es la insuficiencia hepática. Con ello, el hígado no podrá eliminar de la manera adecuada las toxinas de la sangre. Esto desencadenaría que el cerebro sufra un fenómeno conocido como encefalopatía hepática.

7. Siempre te sientes cansado

No todos los casos en los que la persona se sienta cansada serán signos de alerta. No obstante, si esto está sucediendo de repente y no encuentras una explicación razonable, puede ser un síntoma de una enfermedad hepática. Estas también causan una fatiga crónica en la persona que sufre de esta enfermedad.

8. Cambios en la personalidad repentinos

Una de las enfermedades más graves en el hígado es la encefalopatía hepática. Esta provoca que las toxinas que no se hayan podido drenar de la sangre del hígado vayan al cerebro. Como consecuencia, se producirá una disminución en la función mental, teniendo como resultado cambios bruscos de personalidad. Por esto, si sientes que tienes cambios en tu forma de ser, puede deberse al mal funcionamiento del hígado.

Recomendaciones para cuidar el hígado

Si quieres seguir manteniendo un estilo de vida saludable y sin complicaciones, sigue las recomendaciones que mencionaremos. De esta forma, podrías evitar futuras enfermedades que compliquen tus actividades diarias.

  1. No automedicarse: Para tomar algún tipo de medicamento, lo ideal es que consultes con un especialista el malestar que tengas. Así evitarás sobrecargar tu hígado con diversas sustancias.
  2. Evita tratamientos caseros dudosos: No todos los medicamentos caseros que dicen ser salvavidas van a ayudarte. Es más, muchas veces pueden dañar seriamente el hígado ya que no tienen un aval científico que pruebe sus resultados exitosos.
  3. No consumas bebidas alcohólicas en exceso: Está de más decir que todos los excesos son dañinos. En especial, si hablamos de las bebidas alcohólicas. Por ello, evita tomarlas si ya presentas síntomas de afección en el hígado o como medida de precaución.
  4. Nunca mezcles alcohol con otras drogas o medicamentos: Esta combinación podría poner en riesgo tu salud. Puede causar desde simples náuseas o vómitos, hasta hemorragias internas, problemas del corazón y dificultad al momento de respirar de mayor gravedad.
  5. Ten cuidado al utilizar limpiadores en aerosol y sprays: El hígado también se encarga de desintoxicar lo que respiras. Por esto, cuando sientas aromas muy fuertes, lo ideal es que mantengas el cuarto donde estés ventilado.
  6. Vigila lo que te apliques en la piel: Todo tipo de químico que sea muy potente puede afectar la salud de las personas. Algunos de estos, son los insecticidas que se ponen en árboles y plantas. Estos pueden pasar a través de la piel y destruir algunas células en el proceso.

consulta por fos hepan

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*