¿Qué es el hígado graso y cómo tratarlo?

Qué es el hígado graso y cómo tratarlo

Las enfermedades hepáticas son patologías frecuentes en la actualidad. Por ello, consideramos importante definir qué es el hígado graso y los tipos existentes. Asimismo, daremos a conocer cómo tratarlo y de qué maneras se puede prevenir. Esperamos que la información compartida le sea de ayuda para conocer más sobre este mal que puede solucionarse con un tratamiento temprano.

¿Qué es el hígado graso?

El hígado graso o esteatosis hepática es una alteración frecuente que consiste en la acumulación de grasa en el hígado. Esta puede estar asociada o no al consumo excesivo de alcohol. Con el paso del tiempo, y si no se lleva un tratamiento efectivo, la cantidad de grasa puede producir inflamación del órgano. De esta forma, un número pequeño de casos desarrolla cirrosis y cáncer de hígado. Aunque más del 90% de personas con obesidad tiene hígado graso, es una patología que puede darse en personas con un peso ideal.

Qué es el hígado graso

Tipos de hígado graso

Como hemos mencionado, el hígado graso puede darse como resultado del consumo de alcohol. Por ello, existen dos tipos de esteatosis hepática que debe tener en cuenta.

  • Hígado graso alcohólico: Se da por el consumo de alcohol. Se considera causa alcohólica cuando supera el consumo de 20 gramos diarios en una mujer y 30 gramos en un hombre.
  • Hígado graso no alcohólico: No se da por el consumo de alcohol. Este tipo de hígado graso está asociado a la obesidad, diabetes y aumento de triglicéridos en la sangre. Además, muchos doctores consideran que es parte de un síndrome metabólico.

Tipos de hígado graso

Síntomas del hígado graso

En general, el hígado graso no produce síntomas hasta que la enfermedad está avanzada. No obstante, algunos pacientes mencionan que suelen sentir cansancio, malestares generales y molestias en la parte superior del abdomen. Como puede darse cuenta, es una patología que se evidencia dependiendo de cada persona. Por ese motivo, es importante que visite a un médico con regularidad para hacerse chequeos preventivos.

A medida que el esteatosis hepática progresa, los pacientes suelen experimentar los siguientes síntomas. Recuerde que si la enfermedad evoluciona, puede acabar en cirrosis o cáncer de hígado. Igualmente, pueden darse las complicaciones de cada uno de estos padecimientos.

  • Pérdida de apetito y peso.
  • Debilidad.
  • Náuseas.
  • Ictericia.
  • Acumulación de fluido en las piernas y abdomen.
  • Hinchazón de piernas y abdomen.
  • Confusión.
  • Dificultad para concentrarse.

Síntomas del hígado graso

Factores de riesgo del hígado graso no alcohólico

Luego de definir qué es el hígado graso y los tipos existentes, consideramos dar a conocer los factores de riesgo. Así podrá saber la gama de afecciones que aumentan la posibilidad de desarrollar esta enfermedad.

  • Colesterol alto.
  • Niveles elevados de triglicéridos en la sangre.
  • Síndrome metabólico.
  • Obesidad.
  • Síndrome de ovario poliquístico.
  • Apnea del sueño.
  • Diabetes tipo 2.
  • Hipotiroidismo.
  • Hipopituitarismo.

Factores de riesgo del hígado graso no alcohólico

Complicaciones

La principal complicación del hígado graso no alcohólico es la cirrosis, la cual es una cicatrización tardía de este órgano. Esta se da como respuesta a una lesión hepática. Es decir, mientras que el hígado trata de detener la inflamación, se produce mayor cantidad de cicatrización. Si no se lleva un tratamiento efectivo, la cirrosis puede provocar:

  • Ascitis: Acumulación de líquido en el abdomen.
  • Várices esofágicas: Venas varicosas en el esófago.
  • Encefalopatía hepática: Confusión, somnolencia o dificultad en el habla.
  • Cáncer de hígado.
  • Insuficiencia hepática terminal.

Cabe mencionar que entre el 5% y el 12% de pacientes con hígado graso no alcohólico desarrollan cirrosis.

¿Cómo se diagnostica el hígado graso?

El diagnóstico se da luego del descarte de otras enfermedades que causan el aumento de las transaminasas. Asimismo, es necesario hacer análisis de sangre para conocer si se tiene hepatitis crónica o alguna otra enfermedad del hígado. Agregamos que la ecografía y RMN de este órgano facilitan el establecer un resultado temprano.

En algunos pacientes, no se llega a conocer el motivo del aumento de las transaminasas. Por ello, es fundamental hacer una biopsia hepática. Este estudio también permite conocer cúal es la situación en la que se encuentra el hígado. Todas las pruebas mencionadas, son acompañadas por exámenes físicos e historia clínica. Otros estudios que su médico puede solicitarle son:

  • Ultrasonido abdominal: Usa ondas sonoras para conocer en imágenes el tamaño y forma del hígado. Además, permite saber sobre su flujo sanguíneo. En ella, el hígado graso se ve más brilloso que uno sano.
  • Tomografía computarizada del abdomen y pelvis: Produce múltiples imágenes del interior del cuerpo. Aquí el hígado graso se ve más oscuro que uno normal.
  • Resonancia magnética: Genera fotografías detalladas del hígado. Este estudio es altamente preciso para detectar el porcentaje de grasa en el hígado.
  • Elastografía por RM: Evalúa la presencia de endurecimiento y fibrosis hepática. Mediante ella, se puede crear un mapa visual de la vibración de las ondas en el hígado.
  • Biopsia de hígado: Procedimiento que extirpa una muestra de tejido hepático para examinar bajo el microscopio. De esta manera, se detecta la presencia de esteatosis, inflamación, daño y fibrosis.

Cómo se diagnostica esteatosis hepática

¿Qué son las transaminasas?

Las transaminasas son enzimas localizadas en el interior de diversos órganos como el hígado y el corazón. Estas cumplen la función metabólica en el cuerpo. Al momento de detectarse un nivel elevado de ellas, puede significar un problema que cause daño hepático. Por ese motivo, es necesario llevar un control para mantener el correcto funcionamiento del hígado.

Tratamiento y prevención del hígado graso

Aunque el tratamiento para el hígado graso depende de la causa, los médicos buscan prevenir o retrasar la progresión de la fibrosis. Por ello, recomiendan diversos hábitos saludables como:

  • Reducir el peso en caso de sobrepeso u obesidad.
  • Llevar una dieta balanceada.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Abandonar el tabaco y el alcohol.
  • Control adecuado de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Entre ellos se considera el colesterol, diabetes, hipertensión y triglicéridos.
  • De ser necesario, tomar medicamentos antiinflamatorios y para la resistencia a la insulina.

consulta por fos hepan

También te puede interesar:

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*