Cartílago de la rodilla : Importancia y síntomas de desgaste

Cartílago de la rodilla : Importancia y síntomas de desgaste

El cartílago es necesario para el movimiento de las rodillas. Cuando este se desgasta, se producen dolores intensos. Por esa razón, consideramos importante dar a conocer qué es el cartílago de la rodilla y para qué sirve. Además, mencionamos los signos que evidencian que algo está fallando en su salud. De esta manera, esperamos acuda a un médico al primer síntoma.

¿Qué es el cartílago de la rodilla?

El cartílago de la rodilla es un tejido blando y resbaladizo que se encarga de cubrir, amortiguar y proteger la articulación. Asimismo, evita que los huesos tengan fricción excesiva entre ellos. Cabe mencionar que los meniscos también son parte del cartílago de la rodilla y pueden sufrir desgaste. Es así como, cuando pierde volumen, se le dificulta cumplir sus funciones con normalidad. Además, aparecen los síntomas y puede desarrollar artrosis.

Qué es el cartílago de la rodilla

Función del cartílago

La función principal que cumple el cartílago es distribuir y soportar cargas que se transmiten entre las superficies. En consecuencia, se da el movimiento de deslizamiento suave casi sin fricción. Es decir, protege los huesos y evita que se froten entre sí. Adicionalmente, el cartílago da forma y soporte a diferentes partes del cuerpo.

Consecuencias del desgaste del cartílago de la rodilla

Debido a su exposición al movimiento; las lesiones, inflamaciones o daños del cartílago de la rodilla son comunes. Este tipo de problemas, si no se tratan a tiempo, pueden producir daños irreversibles en las articulaciones. A continuación, mencionaremos algunas patologías que se dan como consecuencia del desgaste del cartílagos de la rodilla.

  • Lesiones o rupturas.
  • Factores genéticos.
  • Artritis o artrosis.

Cabe mencionar que el desgaste, a medio o largo plazo, puede causar un deterioro funcional. Además, las lesiones no tratadas pueden provocar dolor articular invalidante. Otra de las consecuencias más frecuentes y dolorosas es la condromalacia rotuliana.

Consecuencias del desgaste del cartílago de la rodilla

Prevención de las lesiones

Si desea prevenir lesiones del cartílago de la rodilla, es necesario que tenga en cuenta los factores de riesgo. Como punto de inicio, debe mantener un peso corporal adecuado a su tamaño. Esta es una de las pocas maneras de reducir la carga a la que se ve expuesto su cartílago. Además, es recomendable que inicie con actividades físicas. El movimiento favorece a la nutrición del cartílago ya que lo estimula. Sin embargo, es necesario que sean ejercicios regulares y de bajo impacto.

Por otro lado, se puede iniciar con la toma de condroprotectores. Estos son colágeno, ácido hialurónico, condroitín sulfato, glucosamina, entre otros. Aunque aún no hay estudios científicos que demuestren su capacidad regenerativa, pueden ofrecer un alivio sintomático. Cabe mencionar que toda medicina o suplemento debe ser consultado con el médico previamente.

Prevención de las lesiones

Tipos de lesiones

Los tipos de lesiones de los cartílagos de la rodilla se dividen según la gravedad. Por esa razón, se han establecido 4 grados, siendo el grado 0 el cartílago normal o sano. Por defecto, el grado 4 es el más grave y afecta todas las capas del cartílago hialino, llegando al hueso subcondral.

Tratamientos para el desgaste del cartílago de rodilla

El cartílago es una parte del cuerpo incapaz de regenerarse por sí mismo. Por ello, es necesario llevar un tratamiento cuando se sufre de alguna lesión. Recomendamos acudir a un reumatólogo para que considere sus características particulares. Es decir, edad, tamaño de la lesión, profundidad, actividades que realiza, entre otros. Ahora, mencionaremos los tratamientos más comunes.

  • Trasplante de cartílago: Útil para reemplazar las zonas dañadas en los cartílagos. Esta se realiza únicamente cuando los daños son en el tobillo y rodilla.
  • Inyección de células mesenquimales: Su fin es regenerar el cartílago. Se da mediante inyecciones de células madres mesenquimales.
  • Factores de crecimiento: Estimula la zona donde está ubicada la lesión para regenerarla.
  • Cirugía a través de microfacturas de la rodilla: Útil para reparar el cartílago dañado.

Tratamientos para el desgaste del cartílago de rodilla

Síntomas del desgaste del cartílago de la rodilla

Luego de definir la importancia del cartílago, mencionaremos los síntomas del desgaste. De esta manera, esperamos pueda acudir a un médico al primer malestar. Recuerde que la detección temprana es clave para poder tener calidad de vida.

1. Dolor

El primer signo de desgaste del cartílago son las molestias o incomodidades. No obstante, cuando estos fastidios no son tratados adecuadamente, pueden llegar a ser agudos. Con mayor frecuencia, esto se da en horarios matutinos.

2. Inflamación

La inflamación puede notarse a simple vista. Esto es debido a que se da en el área de la rótula.

3. Bloqueo articular

El bloqueo articular consiste en que la rodilla queda rígida. Todo ello, como resultado de la sobrecarga muscular. Además, es un signo que aparece luego de una lesión de meniscos. Si está pasando por ello, recomendamos acudir a un médico ya que su tratamiento debe darse lo antes posible.

4. Limitación de movimiento

El cartílago cumple un papel fundamental cuando se habla del movimiento de la rodilla. Por ello, al estar desgastado, puede producir dificultad para caminar con normalidad. Igualmente, los movimientos cotidianos se ven afectados.

¿A qué especialidad acudir?

El cartílago es tratado por un equipo multidisciplinar de especialistas. Esto se realiza en función a la zona afectada y características de la lesión. En resumen, si tiene malestares en la rodilla debe acudir a un reumatólogo o traumatólogo. De ser necesario, se le derivará a fisioterapia.

consulta por Sopaldine

También te puede interesar:

Cómo tratar la condromalacia de rodilla

Cómo tratar la condromalacia de rodilla

Los malestares en las rodillas son muy frecuentes entre las personas. Por esa razón, consideramos pertinente dar a conocer qué es la condromalacia de rodilla y cómo se presenta. Además, mencionamos los tratamientos y cuidados qué debe tener. De esa manera, esperamos cuide sus cartílagos para tener buena salud. Recuerde que toda decisión en relación a medicina debe ser realizada por un especialista.

¿Qué es la condromalacia de rodilla?

La condromalacia de rodilla es también conocida como condromalacia rotuliana o condromalacia patelar. En pocas palabras, es una lesión degenerativa de la superficie del cartílago que constituye la cápsula posterior de la rótula. Esta patología es común en adolescentes y adultos jóvenes, principalmente en deportistas de alto impacto.

Qué es la condromalacia

¿Por qué duele la rótula?

El dolor de rótula se da como resultado de un aumento de la presión en su cara posterior o articular. Aunque la rótula está diseñada para soportar grandes presiones, la frecuencia de esto puede dañar el cartílago. Además, a diferencia de otros huesos, no está anclada a través de articulaciones. Es decir, se desplaza flotando por encima del fémur y se mueve por la contracción del cuádriceps.

Esta fuerza de compresión se verá influenciada por múltiples causas. Cuando se sufre de condromalacia en la rodilla, se dispara presión en ciertos puntos de la articulaciones femoro-patelar. A continuación, simplificamos el ciclo del desarrollo de la condromalacia rotuliana explicado.

Anormalidad anatómica o funcional → Incremento de presión → dolor de rodilla → degeneración del cartílago → Artrosis

Por qué duele la rótula

Síntomas de la condromalacia

Entre los principales síntomas está el malestar sordo alrededor o detrás de la rótula. Cabe mencionar que los malestares se presentan de distintas formas en cada caso. Por ello, es necesario que acuda a un médico si cree tener problemas en sus rodillas. Asimismo, la intensidad de los síntomas suele darse de forma progresiva y el dolor es difícil de localizar. Otros malestares frecuentes son:

  • Sensación de fallo de la rodilla.
  • Ruidos o crujidos en el cartílago.
  • Pequeños derrames de líquido articular.
  • Dolor en la cara anterior de la rodilla que empeora al subir o bajar escaleras.
  • Aumento del dolor tras una prolongada flexión de rodilla.
  • Debilidad en los cuádriceps.
  • Acortamiento de la cadena muscular posterior.

Síntomas de la condromalacia

¿Por qué se produce la condromalacia de rodilla?

Varios estudios demuestran que las causas de la condromalacia de rodilla son diversas. Sin embargo, se ha llegado a la conclusión que puede darse como resultado de una lesión aguda o por fricción crónica. Además, se ha identificado que los principales causantes de este tipo de dolor son:

  • Rodilla en valgo.
  • Práctica de deporte de forma intermitente.
  • Sobrepeso.
  • Uso de calzado inadecuado.
  • Sedentarismo.
  • Poca musculatura.
  • Traumatismo sucesivo de baja, media o alta intensidad.
  • Enfermedades reumáticas.
  • Longitud de las piernas desiguales.

Adicionalmente, se ha llegado a dividir las causas en: Mecánicas, postraumáticas, inflamatorias, degenerativas, post inmovilización, sobreentrenamiento, entre otras. Todas ellas, tienen en común el hecho de que la rótula se ve expuesta a un sobrepeso en las articulaciones, causando un desgaste acelerado.

Por qué se produce la condromalacia

¿Se puede prevenir?

La prevención de la condromalacia de rodilla se basa en el uso de rodilleras específicas para esta enfermedad. Además, debes realizar ejercicios que respeten los movimientos y la amplitud de la rodilla. Las bicicletas elípticas reducen el impacto en esta parte del cuerpo, por lo que es recomendado para personas que buscan prevenir malestares.

Tratamiento de la condromalacia de rodilla

Como primer punto para determinar el mejor tratamiento, se debe conocer la causa de la lesión. Entre los principales métodos que se utilizan se encuentra la fisioterapia, ultrasonidos, punción seca, radiofrecuencia y fortalecimiento de cuádriceps. En el 90% de los casos, se ven mejoras en los primeros 6 meses si se lleva un tratamiento correcto. Además, existen fármacos para frenar el desgaste del cartílago.

Otra recomendación que puede consultar con su médico es el plasma rico en plaquetas ya que ofrece buenos resultados. Asimismo, recomendamos realizar ejercicios suaves como natación, pilates o estiramientos musculares. En algunos casos se realizan intervenciones quirúrgicas, pero estas están reservadas para pocos pacientes.

Tratamiento de la condromalacia de rodilla

Recomendaciones para la condromalacia de rodilla

1. Mejora la mecánica de la rótula:

Los traumatólogos y fisioterapeutas deben establecer un tratamiento en función de cada caso concreto. Este tipo de procedimientos puede incluir las siguientes opciones:

  • Cambios de actividad: Puede que le pidan que suspenda o modifique los ejercicios que le estén causando dolor en la rodilla. Es decir, puede que tenga que cambiar su rutina por actividades de bajo impacto. También se evaluará la superficie de entrenamiento y calzado.
  • Disminuya la carga: En caso tenga obesidad, se recomienda perder peso para reducir la presión en sus rodillas. Por otro lado, si realiza actividades de carga, se evaluará para que las suspenda de manera temporal. Igualmente, puede que solo deba reducir las repeticiones o incrementar su musculatura.

2. Mejora el estado del cartílago:

Con la finalidad de mejorar el estado del cartílago, hemos realizado una recopilación de medidas que puede llevar a cabo. De esta forma, esperamos ayudarlo a mejorar los síntomas y su calidad de vida. Recuerda que toda acción adoptada debe ser de la mano de un médico que esté al tanto de su situación real.

  • Suplementos orales: Estos deben incluir glucosamina, condroitina, colágeno, entre otros. Tenga en cuenta que por sí solo es poco probable que sean efectivos pero complementan el tratamiento.
  • Infiltraciones de ácido hialurónico: Mediante ello, va a tener dos beneficios: lubricación y reparación del cartílago.
  • Factores de crecimiento de plaquetas o células madre: Aunque aún no hay estudios que demuestren su efectividad, cuenta con resultados prometedores.

consulta por sopaldine

También te puede interesar:

Ejercicios y tratamiento para las várices

Ejercicios y tratamientos para las várices

Las arañas vasculares inician como un problema estético. No obstante, de no llevarse alguno de los tratamientos para las várices, puede desarrollar los malestares más comunes. Entre ellos, se encuentran el dolor, picazón, hinchazón y pesadez. Por ese motivo, le contaremos acerca de los procedimientos y ejercicios para las venas varicosas.

¿Qué son las várices?

Las várices son dilataciones de las venas que dificultan la circulación de la sangre. Esta enfermedad es muy común en mujeres de edad avanzada que trabajan frente a un escritorio o tienen poca actividad física. Cabe mencionar que es la patología circulatoria más común después de la hipertensión. Aunque inicie como un problema de apariencia, si no se lleva un tratamiento temprano puede causar problemas de salud graves.

Qué son las várices

Diagnóstico de las várices

Para dar un diagnóstico correcto, es necesario que un médico realice una exploración física y estudie sus síntomas. En ciertos casos, suele necesitarse una ecografía para saber si las válvulas de las venas están funcionando bien. Mediante esta prueba no invasiva, el técnico podrá saber si hay evidencia de coágulos sanguíneos.

tratamientos para las várices leves

Por lo general, los tratamientos de las várices no implica una estancia hospitalaria. Además, gracias a los avances científicos, se han desarrollado procedimientos menos invasivos que facilitan una recuperación pronto. Tenga en cuenta que la detección temprana es esencial para el mejoramiento de la estética y malestares generales.

1. Cuidado personal

Es sabido que el mejor tratamiento para cualquier enfermedad es la prevención. Y, cuando hablamos de várices, estas demandan mucho cuidado personal para evitar su aparición. Entre estos puntos se considera llevar una vida activa, tener un peso saludable, entre otros. De esta manera, podrá aliviar el dolor y prevenir la aparición de las várices.

2. Reposo y piernas elevadas

Las piernas elevadas cuentan con la característica de que combaten el cúmulo de líquido producido por la gravedad. Por ello, se recomienda que durante el día descanse de 2 a 3 veces con las piernas levantadas. Hacemos hincapié en que es una actividad que no debe ser realizada por pacientes con insuficiencias cardíacas.

3. Medias de compresión

Las medias de compresión son un tipo de prenda que mantiene las piernas firmes. Este suele ser el primer enfoque que se lleva a cabo antes de pasar a un tratamiento farmacológico. Debido a que aprietan las piernas, ayudan a las venas y músculos a mover la sangre correctamente. Si deseas adquirir unas, puedes hacerlo en la mayoría de farmacias y tiendas de suministros médicos.

4. Uso del frío

La eficacia del frío se da ya que cuenta con un efecto antiinflamatorio y vasoconstrictor. Así, provoca que los vasos sanguíneos se estresen y evita la acumulación de sangre. Por esa razón, se recomiendan las duchas de agua fría sobre las piernas. También se menciona que los ambientes calurosos y la exposición al sol deben ser evitados.

tratamientos para las várices más graves

Cuando un paciente no da respuesta a los puntos mencionados anteriormente, se considera que debe llevar otro tipo de tratamiento. A continuación, le comentaremos acerca de los procedimientos que se llevan a cabo para mejorar las venas varicosas. Recuerde que todo debe ser llevado de la mano de un doctor especialista.

1. Escleroterapia

En este tratamiento, el médico inyecta una solución que cicatriza y cierra las várices medianas y pequeñas. Con el paso de las semanas, y si sigue correctamente sus citas, las venas varicosas deberían suavizarse. Este procedimiento es considerado como no invasivo, por lo que no necesita de anestesia.

Escleroterapia tratamiento para las varices

2. Escleroterapia con espuma de venas grandes

Siendo muy similar al primer método, se realiza en las várices más marcadas de sus piernas. De esta forma, puede sellar una vena, mejorar su apariencia y disminuir los malestares.

Escleroterapia con espuma de venas grandes

3. Tratamientos láser

Actualmente, muchos doctores recomiendan llevar un tratamiento de láser para cerrar las várices y arañas vasculares. Este medio funciona ya que envía fuertes ráfagas de luz a la vena. En consecuencia, hace que las várices se difuminen y desaparezcan.

Tratamiento láser

4. Procedimientos asistidos por catéter con radiofrecuencia

En este procedimiento, el doctor inserta un tubo delgado en las venas grandes y calienta el extremo. A medida que se extrae el catéter, el calor destruye las várices para que se contraigan y sellen. Por su efectividad, es una de las técnicas médicas más recomendadas cuando se habla de venas varicosas grandes.

Procedimientos asistidos por catéter con radiofrecuencia

5. Ligadura alta y extirpación de venas

Este método ambulatorio busca extraer venas mediante una incisión pequeña antes de que se conviertan en várices grandes. Cabe mencionar que su separación del cuerpo no afecta la circulación. Todo ello, ya que las venas más profundas se encargan del aumento del volumen de la sangre.

Ligadura alta y extirpación de venas

6. Flebectomía ambulatoria

El especialista realiza la extracción de las arañitas por orificios pequeños en la piel. Para su realización, solo las partes punzadas de la pierna están entumecidas.

Flebectomía ambulatoria

7. Cirugía endoscópica de venas

Las cirugías suelen ser necesarias cuando se habla de casos avanzados donde se padece de úlceras. En este punto, el cirujano usa una videocámara delgada en la pierna para tener visión y cerrar las várices. Aunque es el procedimiento más invasivo de la lista, no deja de ser ambulatorio.

Cirugía endoscópica de venas

Ejercicios como parte de los tratamientos para las várices

La actividad física es una de las maneras más efectivas para evitar la aparición de las várices. Además, resulta beneficioso para reducirlas y mantener las piernas activas. Ahora, le contaremos los ejercicios recomendados para fortalecer sus músculos y mejorar su circulación.

Consulte con un médico antes de realizar ejercicios para las várices

Como hemos mencionado, los ejercicios le ayudarán a mejorar la apariencia y malestares de las várices. Sin embargo, es necesario acudir a un médico antes de tomar alguna decisión sobre el tratamiento. Este profesional se encargará de evaluar sus síntomas y, en base a ellos, crearle una rutina especial.

1. Pedaleo

El pedaleo es uno de los ejercicios más utilizados entre los tratamientos para las várices. Esto es debido a que consiste en el movimiento suave y constante de sus piernas. Para realizarlo correctamente, debe hacer la simulación de estar usando una bicicleta en una cama o mat de yoga.

Recomendamos pedalear 30 veces y repetirlo en varias ocasiones durante el día. Tenga en cuenta que cada sesión debe estar acompañada por un descanso. Si estás iniciando con los ejercicios, creemos que debes comenzar con menos pedaleos y aumentar progresivamente. De esta manera, podrás mantenerte activa sin cansarte en demasía.

2. Bicicleta

Directamente relacionado al primer ejercicio, encontramos a la bicicleta real. Se sabe que esta actividad es un excelente deporte para todo el cuerpo, especialmente las piernas. Asimismo, es perfecto para acompañarse de amigos o familiares para pasar un buen rato. No obstante, si no te agrada la idea de salir al aire libre, puedes optar por una bicicleta estática. Mediante ella, podrás ejercitar las mismas zonas.

3. Separación de piernas

Este ejercicio permite tratar las várices desde la comodidad de una silla, alfombra o cama. Aunque al principio puede ser una actividad difícil ya que requiere de fuerza, con la práctica se dará cuenta que sus extremidades se fortalecerán. A continuación, le contamos los pasos a seguir para que pueda realizar la separación de piernas correctamente:

  1. Levanta las piernas y llévalas de arriba a abajo. Todo ello, con las puntas juntas de los pies.
  2. La cantidad de repeticiones realizadas depende de tu condición física.

4. Giros

Para realizar giros es importante contar con un mat de yoga o una superficie plana y suave. Primero, coloque una pierna estirada y haga movimientos en el sentido de las agujas del reloj. En este punto, debe repetir al menos 20 giros y tomar un pequeño descanso. Seguidamente, realice la misma actividad con la otra pierna pero en sentido contrario.

5. Flexiones del talón y la punta

Al igual que los ejercicios mencionados, esta actividad es beneficiosa para la circulación. Por ello, si suele sufrir de calambres, le recomendamos realizar este tipo de flexiones una vez al día. Para ello, debe llevarlo a cabo sentado con la finalidad de tener mayor soporte y manejo de sus piernas. Ahora, le contamos los pasos a seguir:

  1. Apoya los talones en el piso y levanta la punta de los pies.
  2. Baja la punta de los pies y sube los talones.
  3. Repite entre 20 y 30 veces. No olvides tomarte lapsos de descansos para no perjudicar tus piernas.

6. Flexiones de los dedos de los pies

Este tipo de flexión es muy similar a la anterior. Igualmente, es recomendada para mejorar el retorno venoso y tonificar los músculos de las pantorrillas. Te contamos los pasos a seguir para que los realices de manera correcta:

  1. Acuéstate en tu cama o mat de yoga y extiende tus piernas.
  2. Flexiona los dedos hacia delante y atrás.
  3. Consideramos que puedes realizar unas 20 repeticiones con cada pierna.

7. Pies juntos

Los pies juntos son un ejercicio muy sugerido para las várices que puede realizar sentada o acostada. Este consiste en unir y separar las puntas de los pies. Por nuestra parte, recomendamos repetirlo al menos 20 veces y tomarse un descanso entre sesiones.

8. Puntillas

Finalmente, este ejercicio no cuenta con un efecto probado científicamente pero existen pacientes que mencionan que ha contribuido para estirar sus músculos. Asimismo, les ha ayudado a fortalecer sus pantorrillas y evitar los espasmos. Para llevarlo a cabo, debes permanecer en un mismo sitio o caminar de puntillas. Luego, descansa entre cada sesión y repítelo las veces deseadas.

Hábitos para completar los tratamientos para las várices

Como se ha podido dar cuenta, la actividad física es considera como parte de los tratamientos para las várices. Sin embargo, es necesario complementarlo con un estilo de vida saludable que ayude a reducir las probabilidades de desarrollar esta patología. En ese sentido, te recomendamos mantener tu peso ideal, no usar prendas ajustadas y mover tus piernas constantemente. Ahora, mencionaremos algunas otras recomendaciones para que complemente sus hábitos nuevos.

  • Muévase todo lo que pueda. Esto quiere decir que no debe permanecer en la misma posición mucho tiempo.
  • Opte por zapatos planos y cómodos.
  • Use prendas sueltas.
  • No se exponga al sol y calor.

Hábitos para completar los ejercicios para las várices

¿Qué ejercicios evitar?

Aunque la actividad física es necesaria para mantenerse saludable, existen ciertos deportes que debe evitar para no perjudicar sus várices. Por ello, consideramos necesario mencionar los ejercicios que no debe hacer si tiene venas varicosas.

  • Deportes de contacto físico: Entre estas actividades se considera a todo deporte de riesgo de hemorragia por rotura. Esto quiere decir fútbol, balonmano, boxeo, entre otros.
  • Deportes bruscos con saltos continuos o movimientos repetitivos: Los deportes donde los pies golpean el suelo constantemente pueden lesionar las válvulas venosas. Por ese motivo, se recomienda evitar el tenis, vóley, básquet, step, entre otros.
  • Actividades estáticas donde se requiera mucha fuerza: Consideramos que debe evitar las pesas y máquinas de gimnasio.
  • Deportes en posiciones forzadas: Es decir, motociclismo y equitación.

consulta por ecsaven

También te puede interesar:

Qué es el hígado graso y cómo tratarlo

¿Qué es el hígado graso y cómo tratarlo?

Las enfermedades hepáticas son patologías frecuentes en la actualidad. Por ello, consideramos importante definir qué es el hígado graso y los tipos existentes. Asimismo, daremos a conocer cómo tratarlo y de qué maneras se puede prevenir. Esperamos que la información compartida le sea de ayuda para conocer más sobre este mal que puede solucionarse con un tratamiento temprano.

¿Qué es el hígado graso?

El hígado graso o esteatosis hepática es una alteración frecuente que consiste en la acumulación de grasa en el hígado. Esta puede estar asociada o no al consumo excesivo de alcohol. Con el paso del tiempo, y si no se lleva un tratamiento efectivo, la cantidad de grasa puede producir inflamación del órgano. De esta forma, un número pequeño de casos desarrolla cirrosis y cáncer de hígado. Aunque más del 90% de personas con obesidad tiene hígado graso, es una patología que puede darse en personas con un peso ideal.

Qué es el hígado graso

Tipos de hígado graso

Como hemos mencionado, el hígado graso puede darse como resultado del consumo de alcohol. Por ello, existen dos tipos de esteatosis hepática que debe tener en cuenta.

  • Hígado graso alcohólico: Se da por el consumo de alcohol. Se considera causa alcohólica cuando supera el consumo de 20 gramos diarios en una mujer y 30 gramos en un hombre.
  • Hígado graso no alcohólico: No se da por el consumo de alcohol. Este tipo de hígado graso está asociado a la obesidad, diabetes y aumento de triglicéridos en la sangre. Además, muchos doctores consideran que es parte de un síndrome metabólico.

Tipos de hígado graso

Síntomas del hígado graso

En general, el hígado graso no produce síntomas hasta que la enfermedad está avanzada. No obstante, algunos pacientes mencionan que suelen sentir cansancio, malestares generales y molestias en la parte superior del abdomen. Como puede darse cuenta, es una patología que se evidencia dependiendo de cada persona. Por ese motivo, es importante que visite a un médico con regularidad para hacerse chequeos preventivos.

A medida que el esteatosis hepática progresa, los pacientes suelen experimentar los siguientes síntomas. Recuerde que si la enfermedad evoluciona, puede acabar en cirrosis o cáncer de hígado. Igualmente, pueden darse las complicaciones de cada uno de estos padecimientos.

  • Pérdida de apetito y peso.
  • Debilidad.
  • Náuseas.
  • Ictericia.
  • Acumulación de fluido en las piernas y abdomen.
  • Hinchazón de piernas y abdomen.
  • Confusión.
  • Dificultad para concentrarse.

Síntomas del hígado graso

Factores de riesgo del hígado graso no alcohólico

Luego de definir qué es el hígado graso y los tipos existentes, consideramos dar a conocer los factores de riesgo. Así podrá saber la gama de afecciones que aumentan la posibilidad de desarrollar esta enfermedad.

  • Colesterol alto.
  • Niveles elevados de triglicéridos en la sangre.
  • Síndrome metabólico.
  • Obesidad.
  • Síndrome de ovario poliquístico.
  • Apnea del sueño.
  • Diabetes tipo 2.
  • Hipotiroidismo.
  • Hipopituitarismo.

Factores de riesgo del hígado graso no alcohólico

Complicaciones

La principal complicación del hígado graso no alcohólico es la cirrosis, la cual es una cicatrización tardía de este órgano. Esta se da como respuesta a una lesión hepática. Es decir, mientras que el hígado trata de detener la inflamación, se produce mayor cantidad de cicatrización. Si no se lleva un tratamiento efectivo, la cirrosis puede provocar:

  • Ascitis: Acumulación de líquido en el abdomen.
  • Várices esofágicas: Venas varicosas en el esófago.
  • Encefalopatía hepática: Confusión, somnolencia o dificultad en el habla.
  • Cáncer de hígado.
  • Insuficiencia hepática terminal.

Cabe mencionar que entre el 5% y el 12% de pacientes con hígado graso no alcohólico desarrollan cirrosis.

¿Cómo se diagnostica el hígado graso?

El diagnóstico se da luego del descarte de otras enfermedades que causan el aumento de las transaminasas. Asimismo, es necesario hacer análisis de sangre para conocer si se tiene hepatitis crónica o alguna otra enfermedad del hígado. Agregamos que la ecografía y RMN de este órgano facilitan el establecer un resultado temprano.

En algunos pacientes, no se llega a conocer el motivo del aumento de las transaminasas. Por ello, es fundamental hacer una biopsia hepática. Este estudio también permite conocer cúal es la situación en la que se encuentra el hígado. Todas las pruebas mencionadas, son acompañadas por exámenes físicos e historia clínica. Otros estudios que su médico puede solicitarle son:

  • Ultrasonido abdominal: Usa ondas sonoras para conocer en imágenes el tamaño y forma del hígado. Además, permite saber sobre su flujo sanguíneo. En ella, el hígado graso se ve más brilloso que uno sano.
  • Tomografía computarizada del abdomen y pelvis: Produce múltiples imágenes del interior del cuerpo. Aquí el hígado graso se ve más oscuro que uno normal.
  • Resonancia magnética: Genera fotografías detalladas del hígado. Este estudio es altamente preciso para detectar el porcentaje de grasa en el hígado.
  • Elastografía por RM: Evalúa la presencia de endurecimiento y fibrosis hepática. Mediante ella, se puede crear un mapa visual de la vibración de las ondas en el hígado.
  • Biopsia de hígado: Procedimiento que extirpa una muestra de tejido hepático para examinar bajo el microscopio. De esta manera, se detecta la presencia de esteatosis, inflamación, daño y fibrosis.

Cómo se diagnostica esteatosis hepática

¿Qué son las transaminasas?

Las transaminasas son enzimas localizadas en el interior de diversos órganos como el hígado y el corazón. Estas cumplen la función metabólica en el cuerpo. Al momento de detectarse un nivel elevado de ellas, puede significar un problema que cause daño hepático. Por ese motivo, es necesario llevar un control para mantener el correcto funcionamiento del hígado.

Tratamiento y prevención del hígado graso

Aunque el tratamiento para el hígado graso depende de la causa, los médicos buscan prevenir o retrasar la progresión de la fibrosis. Por ello, recomiendan diversos hábitos saludables como:

  • Reducir el peso en caso de sobrepeso u obesidad.
  • Llevar una dieta balanceada.
  • Hacer ejercicio con regularidad.
  • Abandonar el tabaco y el alcohol.
  • Control adecuado de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Entre ellos se considera el colesterol, diabetes, hipertensión y triglicéridos.
  • De ser necesario, tomar medicamentos antiinflamatorios y para la resistencia a la insulina.

consulta por fos hepan

También te puede interesar:

Qué es la artritis reumatoide y cómo se trata

Qué es la artritis reumatoide y cómo se trata

El dolor de las articulaciones es uno de los malestares más frecuentes. Por esa razón, hemos definido qué es la artritis reumatoide. Adicionalmente, consideramos dar a conocer las causas y efectos que puede tener. De esta manera, esperamos ayudarlo a conocer más sobre esta común enfermedad y que acuda a un médico si considera que la padece.

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una patología crónica donde se inflaman las articulaciones. En consecuencia, se produce dolor, deformidad y dificultad de movimientos. Asimismo, es una enfermedad que tiene la capacidad de afectar otras partes del organismo. Aunque tenga un bajo porcentaje de curación espontánea, con un tratamiento adecuado se puede controlar de forma efectiva.

Qué es la artritis reumatoide

Síntomas de la artritis reumatoide

Debido a que la artritis es un mal que causa mucho dolor es necesario conocer cuáles son los síntomas. Es así como buscamos ayudarlo a que acuda a un médico para que se dé un diagnóstico temprano y se eviten mayores complicaciones. Entre los síntomas más comunes tenemos:

  • Inflamación de articulaciones.
  • Rigidez matutina.
  • Deformidad progresiva de las articulaciones.
  • Disminución de la movilidad.

Cabe mencionar que las articulaciones que se inflaman con mayor frecuencia son las de las muñecas, dedos, codos, hombros, cadera, rodillas y tobillos. Además, debemos agregar que la inflamación persistente puede causar daño permanente en los huesos, ligamentos y tendones. En consecuencia, se daría una deformidad progresiva y disminución de la movilidad. Finalmente, mencionaremos algunos otros síntomas no tan frecuentes pero que son igual de importantes.

  • Fiebre inexplicable.
  • Cansancio fácil.
  • Dolor de cuello.
  • Hormigueo en las extremidades.
  • Dolor de torso o laterales.
  • Sequedad en la boca.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Manchas o bultos en la piel.

En algunas personas, la artritis reumatoide puede iniciarse de manera súbita con la inflamación de varias articulaciones al mismo tiempo. No obstante, lo más frecuente es que la patología se de progresivamente. Además, la inflamación se caracteriza por ser simétrica. Es decir, afecta de igual manera a las articulaciones de ambos lados del cuerpo.

Síntomas de la artritis reumatoide

Causas de la artritis reumatoide

Hasta la fecha, se desconoce la causa de la artritis. Aunque se han realizado estudios de agentes infecciosos, no hay evidencia actual que confirme algo concreto. Asimismo, la artritis reumatoide es clasificada como una enfermedad autoinmune. Esto quiere decir que el sistema inmunológico del cuerpo ataca las células sanas y, en este caso, las articulaciones se ven afectadas.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo son características que suelen presentar las personas que sufren de artritis reumatoide. Puede que no esté experimentando los síntomas de la enfermedad pero sea parte del grupo de personas con tendencia a sufrirla. Por ese motivo, consideramos importante mencionarlas para que, si es necesario, lleve un tratamiento preventivo.

  • Sexo: Las mujeres son más propensas a desarrollar artritis reumatoide.
  • Edad: Aunque se puede producir a cualquier edad, es más frecuente a mediana.
  • Herencia: Si un familiar sufre de artritis, el riesgo de desarrollarla es mayor.
  • Tabaquismo: Fumar cigarrillos aumenta el riesgo de tener artritis reumatoide. También está relacionado con el agravio más rápido de la patología.
  • Sobrepeso: El exceso de peso es uno de los factores de mayor riesgo cuando se habla de artritis.

Factores de riesgo

Complicaciones

Después de mencionar los factores de riesgo, daremos a conocer las posibles complicaciones que puede tener si sufre de artritis reumatoide. Igualmente, este no es el caso de todos ya que puede llevar una vida normal con un tratamiento efectivo. Para ello, es necesario acudir a un médico para que se dé un diagnóstico temprano.

  • Osteoporosis: La artritis y algunos medicamentos para su tratamiento, pueden aumentar el riesgo de osteoporosis.
  • Nódulos reumatoides: Son bultos de tejido que suelen formarse alrededor de los puntos de presión.
  • Sequedad en los ojos y boca: Las personas con artritis suelen desarrollar el síndrome de Sjogren. Este es un trastorno que disminuye la cantidad de humedad en ojos y boca.
  • Infecciones: La artritis reumatoide y medicamentos para su tratamiento pueden dañar el sistema inmune.
  • Síndrome del túnel carpiano: Este se da en caso de artritis reumatoide en las muñecas.
  • Problemas cardíacos: La artritis puede aumentar el riesgo de endurecimiento y obstrucción de las arterias.
  • Enfermedad pulmonar: Se tiene la posibilidad de inflamación de los tejidos pulmonares.

Complicaciones

¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide?

Para que se dé un diagnóstico efectivo debe acudir a un reumatólogo. Este será el especialista responsable de valorar los síntomas y realizar una exploración física. Adicionalmente, los resultados de las radiografías y estudios son de gran utilidad. Recuerde que para llevar un buen control de la artritis, necesita tener un diagnóstico temprano.

Cómo se diagnostica la artritis reumatoide

¿Cómo se trata la artritis reumatoide?

Antes de decir los tratamientos frecuentes para la enfermedad y síntomas asociados, debemos mencionar que cada caso es diferente. Por eso, toda decisión sobre la medicina y acciones preventivas debe ser tomada de la mano de un médico.

  • Antiinflamatorios no esteroideos y glucocorticoides: Recomendados para aliviar el dolor e inflamación.
  • Fármacos modificadores de la enfermedad: Usados para controlar la actividad de la enfermedad. Además, buscan inducir o mantener la remisión de la artritis reumatoide.
  • Fármacos biológicos: Usados en pacientes con una artritis muy activa desde el inicio de los síntomas.
  • Intervención quirúrgica.
  • Tratamientos físicos y fisioterapia.

consulta por sopaldine

También te puede interesar: