Recomendaciones para el cuidado del hígado

Recomendaciones para el cuidado del hígado

El hígado es uno de los órganos vitales del ser humano. Por ese motivo, hemos realizado una guía de recomendaciones que puede aplicar para el cuidado de su hígado. Tenga en cuenta que si tiene malestares debe acudir a un médico lo antes posible. La detección temprana de alguna patología hepática es clave para que pueda llevar un estilo de vida óptimo.

¿Cuál es la importancia del hígado?

Se suele comparar a este órgano con un laboratorio bioquímico. Esto es debido a que se asocia al hígado con cumplir 500 funciones distintas. Entre ellas, se destaca la depuración de sustancias tóxicas, el control del sistema de coagulación de la sangre y el manejo del sistema inmunológico.

Asimismo, es parte de todos los procesos metabólicos del organismo. Almacena las vitaminas y glucógeno en forma de azúcares. Esto ayuda a las personas a generar energía necesaria para el cuerpo, formar bilis y los procesos digestivos.

Cuál es la importancia del hígado

¿Qué pasa si no me cuido el hígado?

A menudo, cuando nuestro hígado está sobrecargado, sentimos ciertos malestares en diversas partes de nuestro cuerpo. Estos vienen desde los relacionados con la digestión como el estreñimiento, piel seca y dolor de estómago. También afecta el ámbito emocional, evidenciándose en falta de concentración, enfado, apatía y problemas en la toma de decisiones. Otros signos que pueden darse si no cuida de su hígado son:

  • Problemas de coagulación.
  • Irregularidades hormonales.
  • Hinchazón de los canales biliares.

Síntomas de alerta para iniciar con el cuidado del hígado

Nuestro organismo pone en evidencia cuando algo no está funcionando correctamente en nuestro hígado. Esto es debido a que, como hemos mencionado, es uno de los órganos necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo. A continuación, mencionaremos los signos de alerta para que visite a un médico si está pasando por alguno de ellos.

  • Cansancio.
  • Ictericia.
  • Orina de color oscuro.
  • Picazón en la piel.
  • Pérdida de apetito.
  • Náuseas y vómitos.
  • Hinchazón y dolor abdominal.
  • Sangrados.
  • Aparición de hematomas con facilidad.

Síntomas de alerta para iniciar con el cuidado del hígado

Recomendaciones para el cuidado del hígado

Luego de definir la importancia de este órgano y los signos de alerta, daremos a conocer algunas recomendaciones para el cuidado del hígado. Estas son medidas de prevención o acciones que pueden complementar su tratamiento si padece alguna enfermedad hepática. Cabe mencionar que, en algunos casos, debe consultarlo con su médico antes de ponerlas en práctica.

1. Cuidado de la dieta

Una alimentación equilibrada es clave para la salud y el cuidado del hígado. Por ello, es recomendable que incorpore en su dieta alimentos para este órgano. Lo ideal será que consuma estos insumos con mayor frecuencia. A continuación, le contaremos los mejores para que reduzca su ingesta de alimentos ultraprocesados.

  • Alcachofas: Estas contribuyen a la limpieza y desintoxicación del hígado. Además, son ricas en silimarina, planta indispensable para el cuidado de este órgano.
  • Rábano: El encurtido de rábano es especialmente recomendado ya que es bueno para la flora intestinal.
  • Brócoli: Verdura rica en azufre, mineral necesario para la segunda fase de detoxificación del hígado.
  • Puerro: También es rico en azufre y favorece al correcto funcionamiento del hígado.
  • Garbanzo: Gran fuente de aminoácidos.
  • Espárragos: Ricos en agua y azufre.
  • Nabo: Facilita la eliminación de toxinas producidas por el hígado a través de la orina.
  • Manzana: Fruta rica en antioxidantes y pectina.

Cuidado de la dieta

2. Manténgase hidratado

Tomar suficiente agua a lo largo del día es uno de los hábitos para mantener una buena salud. Además, hidratarse ayuda al hígado a eliminar las toxinas mediante la depuración. Por ello, la cantidad recomendada es de ocho vasos o 1,5L de agua al día. Tenga en cuenta que el agua también es clave para cuidar los riñones.

Manténgase hidratado

3. Consuma suplementos nutricionales

Los suplementos dietéticos recomendados para la depuración del hígado favorecen a la optimización del trabajo de este órgano. Es así como la limpieza, desintoxicación y otras de sus funciones son realizadas de forma más efectiva. Por ese motivo, son considerados como una buena opción como parte de los cuidados del hígado. Ahora, damos a conocer los principales ingredientes que la mayoría de suplementos lleva.

  • Alcachofa
  • Cardo mariano.
  • Cúrcuma.
  • Diente de león.

Consuma suplementos nutricionales

4. Realice ejercicio con regularidad como parte del cuidado del hígado

La práctica de actividades físicas es saludable para prevenir enfermedades y mantenerse activo. Cuando se habla del cuidado del hígado, no es obligatorio realizar un ejercicio en específico. Lo importante es estar en movimiento y ser constante. Por eso, puedes elegir el deporte que más te guste y realizarlo mínimo 3 veces por semana.

Realice ejercicio con regularidad como parte del cuidado del hígado

5. Evite el consumo excesivo de grasas

El hígado graso es una de las patologías hepáticas más comunes. Esta altera la función metabólica del hígado. Como resultado, se produce inflamación y obstrucción de los canales biliares. Debido a eso, se recomienda que la ingesta de alimentos altos en grasa sea controlada.

Evite el consumo excesivo de grasas

6. Controle la ingesta de medicamentos

Las medicinas que tome deben ser prescritas y recomendadas bajo vigilancia médica. Esto es debido a que el abuso de ellos puede causar una falla hepática. Además, la automedicación puede desencadenar toxicidad al hígado.

Controle la ingesta de medicamentos

7. Tome precauciones con las dietas détox

El término détox hace referencia a que se deja de consumir o se elimina del cuerpo sustancias tóxicas. Si esto se ve desde el punto de vista donde se ingiere antioxidantes, frutas y verduras, se puede decir que sí es recomendable. Todo ello, si la persona no deja de alimentarse correctamente.

Es así como no es correcto considerar a este tipo de dieta como un reemplazo y dejar de lado los nutrientes necesarios para el organismo. Además, el abuso de este tipo de dietas puede provocar pérdida de masa muscular, cálculos renales, falta de minerales, entre otros. En todo caso, se recomienda equilibrar lo que ingiere para poder obtener los beneficios.

Tome precauciones con las dietas détox

8. Realice controles médicos periódicos de cuidado del hígado

La prevención es crucial para mantener su calidad de vida. Por ello, para librarse de graves complicaciones, recomendamos que visite a un médico al menos una vez al año. Esta es la única manera de conseguir un diagnóstico acertado e iniciar el tratamiento correcto.

consulta por fos hepan

También te puede interesar:

Problemas en el hígado y cómo prevenirlos

Problemas en el hígado y cómo prevenirlos

El hígado es un órgano glandular de gran tamaño que está compuesto por dos lóbulos, izquierdo y derecho. Se ubica en la parte superior por encima del estómago y la vesícula. Tiene un color rojo oscuro y una forma biselada especial en el lado izquierdo, la cual sirve como marco para el sistema digestivo. Su función es separar las sustancias valiosas de las tóxicas para el cuerpo. Además, sintetiza enzimas, proteínas, glucosa y segrega bilis a través de la vesícula. Por ello, cuando existen problemas en el hígado, se evidencia en la salud de la persona.

¿Qué pasa cuando tienes problemas en el hígado?

Este es un órgano sintetizador que produce el colesterol, así como el glucógeno y proteínas que distribuye al organismo. Su función es necesaria y básica para el funcionamiento del sistema digestivo. Cuando el hígado tiene problema, empieza a presentar signos de un incorrecto funcionamiento. Además, se producen otros síntomas físicos que, aunque son negativos, sirven para el diagnóstico temprano de ciertas enfermedades.

Por otro lado, cuando el hígado comienza a funcionar mal, hay otros órganos que se comprometen. Los más propensos a sufrir lesiones son sus órganos limítrofes como los del aparato digestivo, el páncreas o la vesícula. En el peor de los casos, cuando se ha llegado al punto extremo del cáncer hepático, se compromete a otros órganos como el pulmón o los riñones.

Qué pasa cuando tienes problemas en el hígado

¿Cuáles son las enfermedades más comunes del hígado?

Al igual que con el resto de los órganos del cuerpo humano, existen muchos riesgos que pueden causar diversos tipos de enfermedades hepáticas letales y no letales. A continuación, te contamos las patologías más frecuentes. De esta manera, esperamos que puedas actuar ante los posibles problemas en el hígado.

Cuáles son las enfermedades más comunes

1. Hepatitis

La hepatitis es la inflamación del hígado a causa de lesiones internas o, en algunos casos, por infecciones. Estas infecciones pueden ser agudas y de corto tiempo o crónicas y duraderas. Asimismo, esta enfermedad puede ser de tres tipos: A, B o C, siendo la hepatitis A la menos mortal de la lista. Por su lado, los otros dos tipos de hepatitis, sí conllevan a un alto riesgo de muerte a causa de otras enfermedades hepáticas.

Hepatitis A

Es la inflamación del hígado por una infección producida por un virus (VHA). Este virus se transmite a través de alimentos o agua contaminada con heces de una persona infectada. De esta manera, las vías de propagación son: La insalubridad de los alimentos y utensilios para comer, el deficiente saneamiento en las viviendas, la mala higiene personal y el sexo bucoanal.

Hepatitis B

La hepatitis B es una infección al hígado causada por el virus VHB. Este tipo de hepatitis representa un urgente problema de salud a escala mundial ya que es potencialmente mortal. Además, puede desembocar en un cuadro agudo crónico y dar paso a otra enfermedad hepática como el cáncer de hígado. La principal vía de transmisión de esta enfermedad es la perinatal. Sin embargo, existe la exposición a líquidos corporales de personas infectadas como la saliva, semen, flujo vaginal y menstrual.

Hepatitis C

Esta también es una infección viral. El virus VHC causa una gran inflamación, lo que conlleva a un daño grave del hígado. En el peor de los casos, este tipo de hepatitis puede durar toda la vida. Su principal vía de transmisión es a través de la sangre de una persona ya contaminada. Se dice que este es el tipo más peligroso de hepatitis ya que quienes se contagian, no presentan síntomas durante los primeros años hasta que ha causado ya un daño grave. De esta forma, se convierte en una enfermedad silenciosa y letal.

Esta enfermedad se puede prevenir con la vacuna, la cual tiene una efectividad del 98% al 100%. Comprende dos dosis y se sugiere que sean inoculadas en un intervalo de seis meses. Por lo general, se administran en niños antes del primer o segundo año. Sin embargo, puede ser suministrada a menores de hasta cinco años. Lo importante es que estas vacunas sean colocadas lo más pronto posible.

2. Hígado graso

Este problema en el hígado es un padecimiento por el exceso de grasa y existen dos tipos. La primera, es no alcohólica y, la segunda, es por alcohol o también llamada esteatosis hepática alcohólica. La enfermedad del hígado graso no alcohólico, como su nombre lo indica, no está relacionada con el consumo de estas sustancias. Dentro de esta existen dos subtipos:

  • El hígado graso simple presenta una leve o nula inflamación de las células que puedan causar un daño mayor.
  • La esteatosis hepática no alcohólica es la inflamación y daño a las células del hígado. Estas pueden causar fibrosis o cicatrización, dándole paso a una cirrosis o cáncer hepático.

La segunda enfermedad por hígado graso es la esteatosis hepática alcohólica. Como su nombre lo indica, se da como resultado del consumo excesivo de alcohol. Mientras más alcohol se ingiere, mayor es el riesgo de contraer esta enfermedad. Finalmente, la esteatosis hepática por alcohol es el primer paso antes de la hepatopatía alcohólica y de la cirrosis.

3. Cirrosis

Se le llama cirrosis a la enfermedad hepática que consta de un daño crónico a los tejidos del hígado. Se produce gracias a una frecuencia de lesiones por el consumo prolongado de alcohol. Es decir, el hígado trata de curarse a sí mismo y trabaja constantemente en la cicatrización. En consecuencia, a medida que la cirrosis avanza, se forman más tejidos cicatrizados. De esta manera, se impide el correcto funcionamiento del órgano. Resultando imposible una óptima producción de proteínas, la defensa contra infecciones, la limpieza de la sangre y el almacenamiento de energía de los nutrientes de la digestión.

En el peor de los casos, esta enfermedad puede conducir a otras como ictericia, insuficiencia renal o cálculos biliares. Finalmente, es importante mencionar que el daño causado al hígado por la cirrosis no se puede revertir. Sin embargo, si esta es detectada a tiempo, se puede tratar y limitar su avance.

4. Cáncer de hígado

Existen varios tipos de cáncer de hígado. El más conocido es el carcinoma hepatocelular que se genera desde las células hepáticas llamadas hepatocitos. Este cáncer es más común en los hombres que en las mujeres y, sobre todo, en los mayores de 50 años. Otros tipos de cáncer hepático menos frecuentes son el colangiocarcinoma intrahepático y el hepatoblastoma.

Esta enfermedad ocurre cuando las células hepáticas desarrollan alteraciones en su ADN y empiezan a crecer descontroladamente. De esta forma, se producen tumores o masas de células cancerosas. Otra de las causas, son las infecciones crónicas como hepatitis de tipo grave. Es importante mencionar que aquel cáncer que se origina en otro órgano, pero se disemina al hígado, obtiene el nombre de cáncer metastásico.

5. Hemocromatosis

La hemocromatosis es una enfermedad genética hereditaria que hace que el organismo absorba descontroladamente el hierro de los alimentos que se ingieren. De esta manera, el exceso de hierro en el cuerpo causa daños potencialmente mortales como enfermedad hepática, problemas cardíacos y diabetes. Además, da origen a lesiones en las articulaciones y en el hígado, corazón y páncreas.

Los síntomas de la hemocromatosis suelen aparecer en la edad mediana. Existen casos de quienes tienen los genes pero nunca desarrollan problemas graves. Esta es una enfermedad más común en los varones, ya que las mujeres están parcialmente respaldadas por la pérdida de sangre durante la menstruación. Su tratamiento consta de extracciones periódicas de sangre. Es así como se pueden reducir los niveles de hierro que se almacena en los glóbulos rojos.

6. Enfermedad de Wilson

Muy similar a la hemocromatosis, la enfermedad de Wilson es un trastorno genético que causa la aglomeración de cobre en órganos como el hígado y el cerebro. Se produce debido al deficiente funcionamiento del hígado ya que distribuye de manera incorrecta la bilis, donde debería ir el exceso de cobre y otras toxinas. Esta enfermedad puede ser mortal en casos de detección tardía, cuando el cobre se ha acumulado en niveles de alto riesgo para la vida. Sin embargo, cuando se diagnostica a tiempo, los pacientes pueden llevar una vida normal.

¿Cómo saber si tengo problemas en el hígado?

El hígado es un órgano esencial para la digestión. Tiene una función muy importante dentro de este proceso y se comunica con el estómago, la vesícula, el páncreas y el intestino delgado. El incorrecto funcionamiento del hígado se debe a diversas enfermedades que, en la mayoría de los casos, dan paso a otras complicaciones. Estas enfermedades pueden ser hereditarias o causadas por factores como virus, el consumo excesivo de alcohol y la obesidad.

En algunos casos, no se presentan signos o síntomas. No obstante, en caso de ciertas enfermedades hepáticas, los síntomas pueden ser los siguientes.

  • Ictericia: Tendencia a la coloración amarilla de la piel y los ojos.
  • Orina de color oscuro.
  • Palidez del color de las heces.
  • En las mujeres: Anomalías en el periodo menstrual.
  • Pronunciamiento de los vasos sanguíneos en la zona de la cintura o en otras partes del cuerpo.
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos.
  • Hinchazón del abdomen, piernas y tobillos.
  • Fuerte dolor abdominal.
  • Pérdida del apetito.
  • Tendencia a formar moretones con facilidad.
  • Náuseas o vómitos.
  • Fatiga crónica.

Ante la presencia o persistencia de estos síntomas, se recomienda la atención médica urgente.

Cómo saber si tengo problemas en el hígado

¿Cómo prevenir los problemas en el hígado?

El estilo de vida es un factor clave para la aparición de los problemas en el hígado. Para prevenirlos, es importante regular la ingesta de ciertos alimentos y bebidas que puedan resultar perjudiciales. Asimismo, es necesario llevar un estilo de vida no sedentario y acompañar las actividades cotidianas con ejercicio físico. Otras maneras de prevenir enfermedades hepáticas, son:

  • Beber alcohol con moderación: El alcohol en exceso es la principal causa de enfermedades hepáticas no hereditarias.
  • Tener sexo con protección y evitar conductas: Usar preservativos durante las relaciones sexuales y la realización de exámenes periódicos, ayudan al diagnóstico temprano de estas enfermedades.
  • Tatuajes en establecimientos salubres: Es importante evaluar la limpieza de los establecimientos en donde se hacen los tatuajes, así como la higiene del tatuador. Asegúrate de no compartir agujas con ninguna persona.
  • Vacunarse con las dosis correspondientes: Hay vacunas a las que estamos obligados después del nacimiento. Dentro de estas, están las vacunas contra la hepatitis. Asegúrate de recibir las dosis correspondientes. En caso de tener una predisposición hereditaria a contraer estas patologías, solicita con el médico la vacuna adecuada.
  • No automedicarse: En caso de tomar medicamentos prescritos, asegúrate de hacerlo con prudencia y en las dosis dispuestas por el médico. Nunca se deben mezclar medicamentos con alcohol.
  • Evitar el contacto con la sangre de otras personas: También, es importante evitar el contacto con fluidos corporales no deseados. Los virus por hepatitis y otras enfermedades altamente perjudiciales para la salud, se contagian a través de fluidos corporales y la sangre.
  • Mantener un peso saludable: Es vital llevar una dieta balanceada y acompañarlo con ejercicio físico. La obesidad puede causar la enfermedad por hígado graso no alcohólico, así como otras de gran nivel de gravedad.

Cómo prevenir los problemas

Conclusión de los problemas en el hígado

Es importante recordar que los problemas en el hígado son más frecuentes de lo que se espera. Las enfermedades hepáticas sin tratar pueden avanzar y poner en alto riesgo la vida humana. En caso se presente algún síntoma o se conozca de una posibilidad hereditaria, se recomienda asistir de inmediato a un médico para la realización de pruebas y el diagnóstico correspondiente.

consulta por fos hepan

También te puede interesar:

Qué es Fos-hepan Forte y para qué sirve

Qué es Fos-hepan Forte y para qué sirve

El hígado es un órgano de suma importancia para el correcto funcionamiento de la salud de las personas. Esto es debido a que es el responsable de depurar y deshacer las toxinas del organismo. También ayuda a purificar la sangre y convertir los alimentos en energía. Por ello, es importante conocer manera de cuidarlo. A continuación, te explicaremos qué es Fos-hepan Forte y cómo puede ayudarte a mejorar tu salud.

¿Qué es Fos-hepan Forte?

Fos-hepan Forte es un producto que se encarga de apoyar al mantenimiento de la función hepática normal. Es decir, es un hepatoprotector muy eficaz que colabora en la prevención de futuros daños hepáticos. De igual manera, fortalece el sistema inmune de la persona que lo consume, gracias a la sinergia de sus cuatro componentes. Estos son conocidos como: Silimarina, L-Glutatión, Fosfolípidos y Vitaminas.

Es único en el mercado con un componente como el L-Glutatión. Todo ello, debido a que este es un antioxidante que evitará el estrés oxidativo. Dicha afección, se produce al tener una mala alimentación o un estilo de vida lleno de excesos. Por ello, este elemento será el aliado de Fos-Hepan Forte para seguir cuidando al hígado con su fórmula única.

¿Para qué sirve Fos-hepan Forte?

Estas cápsulas sirven para bloquear la entrada de sustancias nocivas hacia el organismo. Al ser un hepatoprotector, ayuda a mejorar el funcionamiento hepático. De esa forma, puede actuar como protector de futuros trastornos del hígado, vesícula y estómago. Con una cápsula en la mañana y otra en la noche, será más que suficiente para mejorar y proteger su hígado.

Fos-hepan Forte ha sido creado con los mejores componentes que protegerán este órgano. Además, puede ser consumido por personas que padecen de hígado graso, que consumen alcohol con regularidad o para los que están medicados de forma crónica. Sin embargo, no se recomienda su uso durante el embarazo y la lactancia.

¿En qué momento debo tomarlo?

Lo ideal es que consuma Fos-hepan Forte como prevención y antes de tener un exceso en la alimentación. Es decir, si sabes que tienes algún compromiso especial donde habrá comida poco saludable, lo mejor será tomar una cápsula. Así ayudarás a prevenir futuros problemas hepáticos leves como el hígado graso, la obesidad, entre otros.

Por otro lado, si la persona desea llevar Fos-hepan Forte como tratamiento, es ideal que se consuman 2 cápsulas 2 veces al día. Pero, en condiciones menos severas, con 2 cápsulas al día será suficiente. Igualmente, la duración de este tratamiento puede tomarse de 3 meses a 1 año. Es importante que realice controles médicos y no supere las dosis recomendadas.

¿Por qué es importante proteger y cuidar el hígado?

Como una de las razones principales, es que sin este órgano esencial no podrá vivir. El hígado se encarga de procesar y desintoxicar prácticamente toda sustancia que pasa por el organismo. Por eso, se le considera como un laboratorio del cuerpo humano, ya que es el responsable de realizar estos múltiples procesos vitales.

Si este órgano falla al momento de hacer sus funciones, podría desencadenar desequilibrios en el organismo. Por consiguiente, podría provocar futuras enfermedades como la cirrosis, diabetes, hipertensión arterial, entre otras. Puesto que una de sus funciones principales es producir bilis. Tenga en cuenta que este líquido digestivo ayuda a descomponer las grasas del organismo. Todo ello, para transformarlas en ácidos grasos que luego podrán ser absorbidos por el torrente sanguíneo.

¿Qué factores pueden afectar al hígado?

Entre los factores más comunes que afectarán al buen funcionamiento del hígado, destacarán la mala alimentación y excesos de sustancias dañinas. Alguna de ellas, serán las que te describiremos a continuación.

  • Consumo excesivo de carnes rojas: Esto se debe a la cantidad de proteínas, grasa y triglicéridos que contienen. A largo plazo, causaría que el hígado no las procese de la mejor manera.
  • Alcohol: Consumir en exceso esta sustancia también puede derivar un problema más grave a futuro como la cirrosis. Recuerde que esta patología se puede notar por la inflamación en el área.
  • Comida rápida: También conocida como la comida chatarra, será dañina por su alto contenido en sodio y grasa. De hecho, muchas de estas son preparadas con productos no saludables.
  • Consumo excesivo de azúcar: La cantidad excesiva de azúcar en los alimentos y en las bebidas, pueden desarrollar enfermedades como el hígado graso.
  • Consumo excesivo de sal: Esta sustancia puede desencadenar que el hígado deje de producir ciertas proteínas que ayudan a transportar los micronutrientes o medicinas a través de la sangre.
  • Calmantes y antiinflamatorios: Si se consumen de manera regular o, peor aún, sin autorización médica, podría dañar su hígado. Por ello, se recomienda evitar la automedicación.
  • Cigarro: Todos los químicos que componen el cigarro son capaces de causar daños irreversibles en las células del hígado. Si pensaba que solo dañaba los pulmones, está equivocado.

Qué factores pueden afectar al hígado

¿Cómo identificar si tu hígado está en riesgo?

Una buena forma de cuidar la salud de tu hígado y de tu cuerpo en general, es calculando tu Índice de Masa Corporal (IMC) con regularidad. Al ser un método sencillo, lo puedes realizar tú mismo desde la comodidad de tu hogar. De igual forma, puedes compartir estos sencillos procedimientos con las personas que más quieres para que también se cuiden.

Si el resultado de tu IMC es mayor a 30, debes tomarlo como un signo de alerta y realizar las acciones correspondientes. Ten en cuenta que si está entre 25 a 30, debes tomar las precauciones debidas de igual manera. Por otro lado, si la solución es menor de 25, puedes estar tranquilo ya que es un resultado saludable y sin riesgos. Para calcularlo, debes dividir tu peso en kilogramos entre tu estatura en metros.

  • IMC = peso [kg]/ estatura [m2]

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI); el sobrepeso se define como un IMC mayor a 25 y se considera como una persona obesa si su IMC es superior a 30.

¿Qué pasa cuando no está saludable el hígado?

Cuando el hígado no está saludable, empezará a mostrar ciertos tipos de síntomas que pueden ser identificables por la persona que lo padece. Es mejor estar atentos a estos factores, para actuar a tiempo y prevenir una enfermedad más grave. Ahora, mencionaremos algunos síntomas que puedes presentar cuando tienes problemas de hígado.

qué pasa cuando el higado no está saludable

1. Picazón en la piel

Este síntoma puede surgir como consecuencia de una enfermedad crónica como la colangitis biliar primaria. Esta afección en particular destruye los conductos biliares del hígado. Ello sería el principal motivo del picor que se siente por encima de la piel. Ciertamente, no todos los casos de picazón van a ser producto de esta enfermedad. Pero si crees que es más de lo normal, lo mejor será agendar una cita con un médico especialista.

2. Piel y ojos amarillos

Ambos signos son de los más conocidos para delatar que el hígado no está funcionando de la manera correcta. Es importante considerar que puede ser un síntoma de una enfermedad grave en el hígado. Por eso, si ves que el blanco de tus ojos y tu piel comienzan a volverse amarillos, puede que hayas contraído ictericia. Esta es una coloración que proviene de la bilirrubina y es señal de otras enfermedades.

3. Cambios bruscos de peso

Si notas que de pronto, tu ropa no te queda como antes, debes tomarlo como un signo de alerta. Esto, siempre y cuando sepas que no has tenido cambio alguno en tu alimentación. De hecho, esta señal puede ser producto de una enfermedad hepática como la cirrosis. Cabe mencionar que esta afección se desarrolla lentamente, reemplazando el tejido hepático sano con el cicatricial. Todo ello, bloqueando el flujo sanguíneo del hígado e impidiendo su correcto funcionamiento.

4. Horario de sueño irregular

Los cambios bruscos en los patrones de sueño también deben ser tomados como un signo de que algo puede estar funcionando mal dentro del organismo. Es uno de los síntomas más graves, ya que podría ser a causa de una enfermedad como la cirrosis hepática. Por eso, si sientes que te da sueño a horas tempranas del día o tienes dificultad para dormir, tómalo como un signo de alerta y visita a un médico.

5. Te salen moretones fácilmente

No son muchas las personas que tienen la piel muy delicada como para que, con tan solo un roce, le salgan moretones. A medida que pasan los años, el cuerpo y la piel se vuelven mucho más débiles. Aunque esto podría ser causa de los moretones sufridos, no debe darlo por hecho. Puesto que, si no es común en ti estas contusiones, podrías estar pasando por un síntoma de una enfermedad hepática.

6. Pérdida de memoria

Si has tenido la dicha de contar con una buena memoria a lo largo de tu vida y, de pronto no, debes prestar atención. Uno de los problemas más comunes del hígado es la insuficiencia hepática. Con ello, el hígado no podrá eliminar de la manera adecuada las toxinas de la sangre. Esto desencadenaría que el cerebro sufra un fenómeno conocido como encefalopatía hepática.

7. Siempre te sientes cansado

No todos los casos en los que la persona se sienta cansada serán signos de alerta. No obstante, si esto está sucediendo de repente y no encuentras una explicación razonable, puede ser un síntoma de una enfermedad hepática. Estas también causan una fatiga crónica en la persona que sufre de esta enfermedad.

8. Cambios en la personalidad repentinos

Una de las enfermedades más graves en el hígado es la encefalopatía hepática. Esta provoca que las toxinas que no se hayan podido drenar de la sangre del hígado vayan al cerebro. Como consecuencia, se producirá una disminución en la función mental, teniendo como resultado cambios bruscos de personalidad. Por esto, si sientes que tienes cambios en tu forma de ser, puede deberse al mal funcionamiento del hígado.

Recomendaciones para cuidar el hígado

Si quieres seguir manteniendo un estilo de vida saludable y sin complicaciones, sigue las recomendaciones que mencionaremos. De esta forma, podrías evitar futuras enfermedades que compliquen tus actividades diarias.

  1. No automedicarse: Para tomar algún tipo de medicamento, lo ideal es que consultes con un especialista el malestar que tengas. Así evitarás sobrecargar tu hígado con diversas sustancias.
  2. Evita tratamientos caseros dudosos: No todos los medicamentos caseros que dicen ser salvavidas van a ayudarte. Es más, muchas veces pueden dañar seriamente el hígado ya que no tienen un aval científico que pruebe sus resultados exitosos.
  3. No consumas bebidas alcohólicas en exceso: Está de más decir que todos los excesos son dañinos. En especial, si hablamos de las bebidas alcohólicas. Por ello, evita tomarlas si ya presentas síntomas de afección en el hígado o como medida de precaución.
  4. Nunca mezcles alcohol con otras drogas o medicamentos: Esta combinación podría poner en riesgo tu salud. Puede causar desde simples náuseas o vómitos, hasta hemorragias internas, problemas del corazón y dificultad al momento de respirar de mayor gravedad.
  5. Ten cuidado al utilizar limpiadores en aerosol y sprays: El hígado también se encarga de desintoxicar lo que respiras. Por esto, cuando sientas aromas muy fuertes, lo ideal es que mantengas el cuarto donde estés ventilado.
  6. Vigila lo que te apliques en la piel: Todo tipo de químico que sea muy potente puede afectar la salud de las personas. Algunos de estos, son los insecticidas que se ponen en árboles y plantas. Estos pueden pasar a través de la piel y destruir algunas células en el proceso.

consulta por fos hepan

También te puede interesar: