ejercicios-para-las-várices

10 ejercicios para las várices y mala circulación

Si lo que se quiere es tener unas piernas siempre lindas, debemos lidiar con algunos problemas como las várices, la celulitis o la flacidez. Por ello, en este artículo hemos seleccionado 10 ejercicios para las várices que te ayudarán a mantener una mejor circulación. Además, han sido seleccionados debido a los movimientos fundamentales que necesitan esas zonas para poder disminuir o disimular su aparición.

Ejercicios para las várices y mala circulación

Al ser uno de los problemas estéticos menos deseados por las personas, el saber cuáles son los mejores ejercicios para las várices será de mucha ayuda. De hecho, cualquier ejercicio que implique mover las extremidades son aconsejables. A continuación, te dejamos estos ejercicios para que los pongas en práctica desde la comodidad de tu hogar o donde mejor te parezca.

1.Caminar

Caminar es uno de los mejores ejercicios para las várices, ya que ayuda a mejorar la circulación de las venas. Y en realidad, es una de las maneras más simples de lograrlo al ser una de las actividades más sencillas de hacer. Lo mejor de todo es que no se necesitan más que diez o quince minutos al día para ver los resultados de una caminata.

No obstante, a pesar de los beneficios de caminar, algunos expertos adviertes que hacerlo por la playa en días muy calurosos puede ser contraproducente. Pues el calor favorece la dilatación de las venas y esto puede empeorar el problema y agravar los síntomas. Aunque, viendo el lado positivo, la ventaja de pasear por la playa puede causar un efecto masaje.

ejercicios para las várices

2. Separación de piernas

Este es uno de los ejercicios para las várices que debes realizarlo tumbada sobre una colchoneta, tapete o cobija. Para empezar, levanta tus piernas y déjalas suspendidas 50 centímetros por arriba del suelo. Luego, empieza a bajar y subir alternando cada una con el mismo movimiento. Para que los resultados sean verdaderos, tienes que repetirlo 15 veces.

ejercicios para las várices

3. Apoyo total

Es uno de los ejercicios para las várices que se realizan en una posición sentada. Para esto, tienes que sujetarte bien a la silla con tus manos y empezar a elevar una pierna hasta el nivel del asiento. Repite lo mismo con la otra y así mantente alternando ambas piernas. Para que lo entiendas mejor, tiene que verse como si caminaras. Así lograrás sacarle el máximo provecho a este ejercicio que ayudará a la circulación en tus venas.

ejercicios de apoyo para las várices

4. Fortalecimiento de lado

Para realizar este ejercicio, debes estar parada con las piernas a la altura de la cintura de la parte de atrás. Asimismo, procura mantener la espalda recta y cruza la pierna derecha sobre la izquierda. Y como punto importante, tu pierna la debes levantar de lado con un ángulo de 45 grados. Solo así estarás haciéndolo de manera correcta para mejorar la circulación en tus piernas.

mejorar la circulación

5. Pedaleo

Esta actividad puede realizarse fácilmente sobre una bicicleta o en una clase de spinning. Sin embargo, de no tener una, es muy válido recostarse en el suelo boca arriba. Para comenzar, eleva tus piernas hasta el nivel de tus caderas. Mientras más alto será mejor. Luego, flexiona las rodillas y empieza a imitar el pedaleo de una bicicleta. Verás que el hacerlo consecuentemente ayudará a mejorar tu circulación, y por tanto, las arañitas en las piernas empezarán a disminuir.

pedaleo mejora la circulación

6. Giros de piernas

Los giros de piernas es uno de los ejercicios para las várices que ayudarán a disimularlas y disminuir las que ya están pronunciadas. Acostada boca arriba, estira y levanta una pierna hasta el nivel de la cadera. Con esta empieza a formar pequeños círculos en el aire. Realiza 20 repeticiones con cada pierna.

tratamiento para las várices

7. Levantamiento alternativo

En una posición acostada boca arriba, comienza a levantar una pierna hasta que la rodilla toque el abdomen. Continuamente, puedes apoyarte con tus manos sujetando tu miembro por el muslo. Mientras mantienes la posición, trabajar los músculos de las pantorrillas y los pies moviéndolos. Es más, para que este sea uno de los mejores ejercicios para las várices con un efecto positivo, sostén la postura por 20 segundos en cada pierna. Y repite lo mismo 20 veces por cada lado.

qué hacer para eliminar várices

8. Practicar Natación

La natación o el aquagym son de los mejores ejercicios para las personas que tienen varices. En realidad, el efecto doble del agua y el movimiento de los músculos hace que se active la circulación sanguínea. Así que, no temas en realizar esta nueva actividad para mejorar el aspecto de tus piernas.

natación para mejorar la circulación

9. Yoga

Esta actividad tiene como objetivo el promover la relajación y reducir el estrés. Así como tonificar los músculos y mejorar la postura. Por esos motivos, sus diversos ejercicios pueden aliviar el dolor y la hinchazón de las piernas causados por las varices. De hecho, será especialmente beneficioso si sufren los dolorosos efectos secundarios de las venas varicosas. Además, las posturas de yoga que elevan las piernas serán las mejores, ya que animan a que la sangre fluya hacia arriba contra la fuerza de la gravedad.

yoga para la circulación

10. Levantar las piernas

Este es uno de los ejercicios para las várices más conocidos y efectivos. Para realizarlo de la forma correcta, debemos recostarnos boca arriba en el suelo y colocar las manos en la parte baja de la espalda para protegerla. Luego, eleva las piernas con los glúteos apretados y la espalda apoyada. Empieza con una pierna por vez, y debe quedar perpendicular al suelo. Mantente así hasta sentir la sangre fluir y empieza

Igualmente, si deseas relajarte, puedes acostarte con las nalgas prácticamente contra la pared. Para ello, solo debes levantar las piernas y apoyarlas contra la pared. Así estarás aliviando la circulación sanguínea junto a un momento de relajo total.

ejercicios para las várices

Recomendaciones para que los ejercicios para las várices sean más eficientes

Para que estos ejercicios para las várices funciones de la mejor manera, sigue las siguientes recomendaciones. Estas te ayudarán a obtener un mejor resultado.

  • Realiza masajes en tus piernas.
  • Mantén tu peso controlado
  • No utilices pantalones muy ajustados en telas que no sean elásticas.
  • Consume poca sal, ya que esta retiene líquidos
  • Eleva las piernas por un período de tiempo como al dormir.
  • Usa zapatos cómodos y preferentemente de poco taco.
  • No estés mucho tiempo sentado o parado.

Conclusión de 10 ejercicios para las varices y mala circulación

Realizar estos ejercicios para las várices, ayudarán a que la circulación de sangre en tus venas mejore notablemente. Logrando reducir la apariencia y otros síntomas causados por esta condición médica. Además de estos ejercicios, se aconseja evitar permanecer de pie o sentados durante mucho tiempo. Es importante reposar con los pies elevados por encima del nivel de la cabeza, usar de medias de compresión elástica y evitar el calor en las zonas afectadas.

ECSAVEN forte número

También te puede interesar:

las-varices-son-hereditarias

Las varices son hereditarias – Todo lo que debes saber

Las varices son un problema muy común que experimentan las mujeres con más frecuencia a diferencia de los hombres. Además, se vuelve más preocupante si sabemos que nuestra abuela, madre u otro familiar las han tenido. Por ello, tiene sentido que te genere curiosidad el saber si las varices son hereditarias o no. Puesto que, el tenerlas no es solo un problema estético. Sino también de salud.

Qué son las varices

Las varices son venas agrandadas e hinchadas. A menudo, estas serán visibles y palpables en la superficie de la piel de la persona afectada. El color de las mimas, puede variar entre los azules, púrpuras o del color de la piel. También, pueden salir en cualquier lugar del cuerpo, pero resaltarán con mayor frecuencia en las zonas de las piernas y los pies.

Igualmente, las varices son una enfermedad vascular que afecta aproximadamente al 20% o 30 % de la población adulta. Es más, luego de los 50 años, se estima que casi la mitad de las personas tiene algún tipo de grado de esta condición médica. Asimismo, la coloración azul y formas retorcidas de las venas pueden verse y sentir debajo de la piel. Por lo que, es entendible que tengas ganas de saberlo todo si tienes un historial familiar con varices.

las varices son hereditarias

¿Las varices son hereditarias?

Es cierto que las varices son hereditarias. Y más aún, si son los abuelos o los propios padres quienes han llevado esta enfermedad en sus vidas. El real problema se basa en la debilidad de estas válvulas unidireccionales. Sin embargo, su genética o lo que ha sido heredado por los familiares, se convierte en solo un factor de riesgo de desarrollar venas varicosas.

Habrá muchos casos en los que las varices no serán hereditarias para los hijos. Pero sí pueden aparecer a una generación más adelantada como a los nietos a causa de los propios abuelos. De hecho, si ambos padres han tenido varices, las probabilidades de que los hijos también las tengan aumentan considerablemente.

Por otro lado, un estudio identificó a un gen hereditario específico (FoxC2). El cual, parece estar relacionado con las varices hereditarias crónicas. Además de ser el causante de la válvula venosa en la parte inferior de las piernas. No obstante, también se detectó que este gen no está presente siempre en los pacientes con esta afección. Por consiguiente, los investigadores creen que aún hay mucho por investigar acerca de los factores genéticos que contribuyen a desarrollar varices.

las varices son hereditarias

Por qué aparecen

Es muy común pensar que, si las várices son hereditarias primero te aparecerán en las piernas. Y aunque esta idea puede ser muy cierta, no es la única parte en donde se puede percibir esta condición. Por ende, para entenderlas mejor, debes saber que las venas son vasos sanguíneos que llevan la sangre de regreso al corazón. Entonces, habrá válvulas dentro de ellas que se abrirán y cerrarán con el fin de impulsar la fluidez de la sangre hacia este órgano vital.

En consecuencia, si estas válvulas fallan o se vuelven incompetentes, no podrán cumplir su función como deberían. Como resultado, la sangre que estaba destinada a fluir hacia el corazón se regresará hacia atrás. Causando la acumulación de esta principalmente en las extremidades inferiores. Y es aquí donde se formarán las varices. A causa de este reflujo y acumulación de sangre.

Además, estas venas varicosas lograrán estirar las paredes de las venas. Haciendo que se agranden y obtengan una apariencia retorcida. Aparte de que su coloración se vuelva entre un azulado justo debajo de la piel. Resultando ser preocupante y nada estético en la mayoría de los casos para las personas que la padecen.

por qué salen las varices

Otros factores determinantes para la aparición de varices

Ahora que ya sabemos que las varices también puedes ser hereditarias, es importante saber otros factores de riesgo que nos puedan llevar a contraerlas. A continuación, te dejamos algunos ejemplos muy aparte de lo hereditario que pueden influir en desarrollar esta enfermedad.

Hormonas femeninas: Es más común que las mujeres tomen ciertos medicamentos con hormonas femeninas. Tales como, píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal. Lo que hará que su riesgo de contraer varices aumente, ya que se cree que las hormonas femeninas relajan las venas. Limitando la capacidad para mover la sangre.

Embarazo: Esta etapa ejerce una presión adicional sobre las venas de la madre gestante. Sin embargo, las venas varicosas que se desarrollan durante el embarazo suelen desaparecer aproximadamente en 3 meses después que nazca el bebé.

Sobrepeso: El sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de contraer varices que no son hereditarias. La explicación de esto, es que el peso corporal tensa las venas limitando el flujo de sangre de regreso al corazón.

Edad: A medida que envejecemos, las venas junto a sus válvulas y paredes también lo harán. En consecuencia, cuanto más tiempo vivas es más probable que tus venas se deterioren y se formen varices que no son necesariamente hereditarias.

Tipos de trabajos: Las personas que tienen trabajos en los cuales implica el estar de pie o sentado durante largas horas, también tendrán más probabilidades de desarrollar venas varicosas.

Lesión en las piernas: Ya sea en una o en ambas, el simple motivo de estar lesionadas las hace más propensas a desarrollar varices. Puesto que, sus venas podrían dañarse permanentemente.

Coágulos de sangre: Es más probable que se formen coágulos de sangre si tienes varices. Y lo mismo sucede de manera contraria, ya que estos coágulos reducen el flujo de sangre a través de la vena.

factores de las venas varicosas

Prevención para las varices que son hereditarias

Es importante que sepas que hay cosas que puedes hacer para disminuir el riesgo de contraer esta afección. Indistintamente de si las varices son hereditarias o no. Así hayan sido tus propios padres quienes convivieron con ella. En consecuencia, algunas acciones y cambios en tu estilo de vida te ayudarán a disminuir la gravedad de las venas varicosas.

Actividad física con tus piernas: el usar tus piernas para actividades físicas como caminar, te podrán ayudar bastante. Igualmente, evitar sentarte o estar de pie durante demasiado tiempo. Esto te puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo en las piernas.

Mantén un peso adecuado: Si tienes sobrepeso o eres una persona obesa, puede ser contraproducente ara esta enfermedad. Por ello, lo mejor es que mantengas un peso adecuado y pierdas un poco el exceso de grasa en tu cuerpo. Al hacerlo, estarás contribuyendo a disminuir la presión sobre tus venas. Logrando mejorar el aspecto y la sensación de sus piernas.

Levanta los pies: elevar las piernas por encima del nivel de tu corazón le dará un descanso a tus venas. Lo mejor, es que lo realices 4 veces al día durante 30 minutos. Así permitirás que la misma gravedad ayude a que la sangre fluya adecuadamente.

Usa medias de compresión: Estas medias elásticas la consigues especialmente en la farmacia. Además, tu médico de confianza puede recetarle un par con una fuerza de compresión específica. Úsalos por la mañana apenas te levantes de la cama y quítatelos antes de dormir por la noche.

síntomas de las varices

Síntomas de las varices

En muchos casos, las varices que son o no hereditarias, no conllevan algún síntoma aparentemente. Pero, eso no significa que no se encuentren ahí o que no vayan a empeorar con el tiempo. De igual manera, es natural sentir un poco de frustración por su apariencia. Sin embargo, se debe estar atento a cualquier síntoma de las varices para tratarlas a tiempo. Aquí te dejamos algunos de esos síntomas para que estés prevenida.

  • Sensación de pesadez en las piernas.
  • Dolor con calambres
  • Hormigueo, ardor y picazón en las piernas
  • Hinchazón (edema) en las piernas, los tobillos y los pies
  • Úlceras cutáneas de curación lenta
  • Cambios en el color y la textura de la piel

Visita a un especialista

Si crees que las varices que tienes son hereditarias, es mejor consultarlo con un especialista vascular. Quienes son generalmente conocidos como Flebólogos. Estos médicos, sabrán guiarte en diversos procedimientos alternativos a la cirugía para tratar a las varices. De igual manera, si quieres obtener más información acerca de estas opciones, consúltalo con un radiólogo intervencionista certificado. El también sabrá orientarte sobre tratamientos mínimamente invasivos para que te sientas y veas mejor con esta afección.

visita a un especialista

Las varices hereditarias o no, son más que un problema estético

Recuerda que las varices pueden ser más que un problema estético. Pues en realidad, muchas personas que sufren de esta enfermedad experimentan dolor, palpitaciones, hinchazón, picazón o sensación de pesadez. Todo esto, mayormente en las zonas de las piernas a causa de las varices.

Conclusión

Es muy poco probable que logremos evitar que aparezcan las varices si son hereditarias. Dado que, no podemos elegir quienes serán nuestros padres y los tipos de genes que heredaremos de ellos. Por esa razón, es mejor seguir las estrategias que nos ayudarán a minimizar las complicaciones asociadas con las venas varicosas. Como el cambiar nuestro estilo de vida con hábitos más saludables y recurrir a especialistas para tratarnos lo más antes posible.

consulta por ecsaven

También te puede interesar:

Causas de las várices y síntomas

Causas de las várices y síntomas

Las venas varicosas son una enfermedad frecuente entre las mujeres que provoca malestares. Por ese motivo, definimos las causas de las várices y principales síntomas. De esta manera, esperamos pueda identificarlos y visitar a un médico antes de que se agraven. Recuerde que para una recuperación total se necesita un diagnóstico temprano.

Causas de las várices

El sistema cardiovascular debe llevar la sangre y nutrientes a cada parte del cuerpo. Cuando esta retorna hacia el corazón, se realiza un esfuerzo extra, especialmente en la zona de las piernas. Esto es debido a que se debe transportar la sangre contra la fuerza gravitacional.

Para que esta tarea se cumpla de forma efectiva, las venas poseen pequeñas válvulas que impiden el descenso de la sangre. Al mismo tiempo, apoya a los músculos y vasos sanguíneos localizados en los talones. En algunos casos, cuando se ejerce demasiada presión, las venas se dilatan y ensanchan sus paredes. Como resultado, se da una acumulación anormal de sangre y pérdida de las funciones de las válvulas.

Causas de las várices

Factores de riesgo de las várices

Los factores de riesgo son las características que tiene una persona que lo hace más propenso a desarrollar várices. Es decir, son el grupo humano que debería cuidar sus piernas con mayor intensidad. A continuación, mencionaremos los factores de riesgo o principales causas de las várices.

  • Herencia: Si alguien de su familia padece de venas varicosas, es muy probable que usted llegue a desarrollarlas.
  • Sexo: Las mujeres están más predispuestas a sufrir de esta patología.
  • Hormonas: Durante los periodos de pubertad o menopausia se es más propensa a tener várices.
  • Pastillas anticonceptivas: Uno de sus efectos secundarios son el desarrollo de venas varicosas.
  • Embarazo: Este periodo causa un incremento del nivel hormonal y del volumen de sangre. Por ello, provoca un agrandamiento de las venas. Al mismo tiempo, el creciente útero ejerce presión.
  • Edad: Ser de edad avanzada es considerado como un factor de riesgo.
  • Ocupación: Los colaboradores de empleos donde deben estar mucho tiempo de pie o sentados son más propensos a tener várices.
  • Obesidad: El sobrepeso causa mayor presión en las extremidades.

Factores de riesgo de las várices

El calor: Una de las causas de las várices

Las várices y el retorno venoso empeoran con la llegada del verano. Esto es debido a que las altas temperaturas pueden causar vasodilatación capilar y venosa. Todo ello, se da como mecanismo del cuerpo para aumentar la capacidad de mantener una temperatura adecuada.

Síntomas de las várices

Las várices son una enfermedad que empeora si no se lleva un tratamiento efectivo. Por eso, damos a conocer los síntomas más frecuentes para que acuda a un médico si está pasando por ellos. Recuerde que esta patología es más que un problema estético y puede desencadenar cosas más serias.

Síntomas de las várices

1. Edemas

Los edemas son la hinchazón de las piernas, la cual se da como resultado de la acumulación de líquidos. En el caso de las várices, es el almacenamiento de sangre por el mal funcionamiento de las válvulas de las venas. Para tratarlo, es importante que reduzcas el consumo de sal en tus comidas. Asimismo, recomendamos evitar el uso de prendas ceñidas y optar por faldas o pantalones sueltos.

2. Pesadez en las piernas

La pesadez es la sensación de cansancio, especialmente después de haber estado mucho tiempo de pie. En consecuencia, se da la acumulación de sangre en las extremidades y provoca este tipo de malestar. Para lidiar con ello, creemos que puedes tomar duchas de agua fría. El agua fresca cuenta con la capacidad de activar la circulación de la sangre. Igualmente, es favorable la aplicación de cremas hidratantes en las piernas o gel de efecto frío.

3. Calambres

Se presentan como contracciones involuntarias y dolorosas que perjudican los músculos de sus piernas. Cuando se dan por las várices, normalmente se producen por las noches. Para evitar su aparición, recomendamos realizar ejercicio al menos 30 minutos al día. Adicionalmente, consideramos que debe levantar las piernas por un periodo de 15 minutos como mínimo.

4. Dolor en las piernas

La intensidad con la que se presente el dolor dependerá del tipo de várices que tenga. Recuerde que este dolor puede darse en otras zonas por donde pasa la sangre. Es decir, si la vena afectada transporta la sangre por allí, puede tener malestares aunque no vea várices en la zona.

Como primer paso, debe evitar sufrir golpes en las partes afectadas. Esto es debido a que podría prolongar o intensificar la aflicción. Por otro lado, y como hemos mencionado anteriormente, evite el uso de prendas ajustadas al cuerpo. De esta manera, facilitará el retorno venoso y la circulación de la sangre.

5. Oscurecimiento de la piel

Los cambios en el color de la piel se deben a la salida de los glóbulos rojos. Esto provoca el deterioro de la dermis y grasa. Como resultado, se da el endurecimiento de la piel y dolores. Para tratarlas, puedes realizarte masajes a diario con cremas anticoagulantes. De esta forma, desaparecerán las manchas oscuras en las zonas afectadas.

6. Sensación de hormigueo

La sensación de hormigueo o entumecimiento en las piernas se da cuando se permanece por mucho tiempo en la misma posición. Esto puede ser estar de pie o sentados. Hacemos hincapié en el hecho de evitar rascarse las zonas con el fastidio. Igualmente, puedes colocar crema hidratante en las zonas afectadas.

7. Úlceras

En casos donde las várices no se han tratado, aparecen las úlceras de manera espontánea. Estas se pueden presentar en las extremidades o zonas afectadas por alguna lesión. Para su tratamiento, requieren de higiene diaria y pomadas cicatrizantes. En este caso, toda crema debe ser recetada por un médico. Asimismo, si tiene úlceras, recomendamos visitar a un flebólogo lo antes posible.

¿Qué hago si tengo síntomas de várices?

Una vez hayas detectado signos de alerta, se recomienda acudir a un médico inmediatamente. Esta es la única manera de tener un diagnóstico certero. Además, es el especialista que le recomendará el mejor tratamiento para su caso en específico de várices.

Detectar y tratar las venas varicosas de manera temprana es necesario para solucionar el problema en su totalidad. De lo contrario, puede afectar su calidad de vida y desarrollar otras enfermedades.

consulta por ecsaven

También te puede interesar:

Tipos de várices y diferencias

Tipos de várices y diferencias

Las venas varicosas son una de las enfermedades más comunes en mujeres. Por ello, definimos los tipos de várices y cómo se presentan. De esta manera, esperamos pueda reconocer si sufre alguna de ellas y acuda a un médico para un diagnóstico temprano. Tenga en cuenta que la detección pronta es clave para llevar un estilo de vida óptimo.

¿Qué son las várices?

Las várices son venas que se dilatan en el sistema venoso superficial. Además, son catalogadas como una patología crónica que empeora con el tiempo si no se lleva un tratamiento. Se dan como resultado de una acumulación anormal de sangre, la cual debilita las paredes venosas.

Tipos de várices

Los especialistas clasifican las várices de acuerdo a la complejidad con la que se presenta. Asimismo, se considera el tamaño y malestares causados por las venas varicosas. Es así como cuentan con diversos grados y reciben tratamientos distintos. Recuerde que las várices que no llevan ningún tipo de revisión médica empeoran con el tiempo, pudiendo tener complicaciones graves.

1. Arañas vasculares: Grado 1 en los tipos de várices

Las arañas vasculares son popularmente conocidas como arañitas. Este tipo de várices es la versión más leve de las venas varicosas. Se presentan como vasos sanguíneos, los cuales suelen ser de color azul o rojo. Aunque se considera como un problema estético, causan malestares. Por ese motivo, es importante visitar a un médico antes de que se agraven.

Si te han diagnosticado con arañas vasculares, recomendamos poner en práctica los siguientes consejos que mencionaremos. De esta manera, podrás complementar las prácticas que te haya dado tu médico. Ten en cuenta que debes consultarlo con el especialista antes de iniciar con algo.

arañas vasculares entre los tipos de várices

1. Evita permanecer sentado o de pie por largos periodos

Como primer punto, es necesario mantenerse en movimiento para que el flujo de la sangre se mueva con normalidad. Para ello, cada dos horas debes levantarte y hacer estiramientos. En caso estés parada mucho tiempo, te recomendamos tomar descansos de 10 minutos. En ambas situaciones, es importante no permanecer en la misma postura por mucho tiempo.

2. Dieta balanceada

La alimentación sana es clave cuando se ha sido diagnosticado con venas varicosas. Además, es indispensable que incorpores en tu dieta alimentos ricos en fibra. Esto favorecerá al movimiento intestinal y evitará el estreñimiento.

3. Masajea tus piernas

Después de un largo día es normal tener la sensación de cansancio en las piernas. Por eso, cuando estés en casa puedes realizarte masajes en las piernas, pies y muslos con cremas relajantes. Esta práctica favorecerá a mejorar tu circulación y reducir la tensión de las extremidades.

4. Haz ejercicio

El sedentarismo o escasa práctica de ejercicio afecta tu circulación. Por eso, es recomendable que hagas actividades físicas de bajo impacto como: Nadar, andar, montar bicicleta, entre otros. Este tipo de actividades son ideales debido a que causan que las venas se contraigan y vacíen. Como resultado, envían sangre directamente al corazón.

5. Pon las piernas en alto

Estudios demuestran que colocar las piernas en alto reduce la presión que está soportando tu sistema nervioso. Por lo tanto, disminuye los malestares de las várices y evita que empeoren. Adicionalmente, favorece a la correcta circulación de la sangre en las piernas.

6. Presta atención a tu calzado y ropa

Aunque lo ceñido esté de moda, recomendamos evitar el uso de prendas ajustadas. Esto es debido a que dificultan el retorno venoso de la sangre. Igualmente, el calzado plano o muy alto no debe ser de uso diario. Estos tipos de zapatos también interfieren con el retorno venoso y restan eficacia a la musculatura de sus extremidades.

2. Grado 2: Uno de los tipos de várices más común

En el segundo nivel de gravedad de las várices, las venas no mantienen un flujo de circulación óptimo. Debido a eso, se dilatan y se hacen más visibles. Estas son venas varicosas subcutáneas de mayor profundidad. Es en este punto donde se inicia a presenciar síntomas como:

  • Pesadez.
  • Cansancio.
  • Dolor.
  • Calambres.
  • Hormigueos.
  • Picazón.
  • Sensación de calor.

Cabe mencionar que desde este tipo de várices se deja de considerar como un problema estético. La razón de ello es que pueden producir problemas de salud como flebitis superficial y varicorragias. Para su diagnóstico efectivo, se necesita un estudio mediante eco doppler.

grado 2 de venas varicosas

3. Grado 3: Compuesto por venas más gruesas

Luego de un largo periodo de haber padecido el tipo de várices 2 sin tratamiento, se manifiesta el grado 3. Aquí las venas están más dilatadas, tortuosas y mucho más antiestéticas. También se da un aumento progresivo de los síntomas, dando inicio a la hinchazón, edemas y cambios en la coloración de la piel. Además, se refleja un fallo extremo de las válvulas principales del sistema nervioso superficial.

Las várices más gruesas llevan el nombre de tronculares y tienen su origen en la disfunción de las venas safenas. Estas son las más profundas y gruesas ubicadas en las piernas. Años atrás, la única forma de eliminar este tipo de várices era mediante cirugía. Actualmente, el avance tecnológico ha permitido que se desarrollen técnicas menos invasivas pero efectivas.

grado 3 de las venas varicosas

4. Grado 4: El tipo de várices más grave

El último tipo de várices es el grado 4 de la enfermedad, siendo el más grave. Este presenta un dolor intenso, hinchazón y ulceraciones. Es así como provoca que el paciente sea propenso a sufrir cualquier tipo de infección ya que las heridas están ubicadas en el exterior.

Cuando se encuentra en un punto crítico de la enfermedad, es necesaria una intervención para paliar el problema. En caso no se realice este procedimiento, suele desencadenar un embolismo pulmonar, pudiendo costarle la vida. Otras complicaciones son los cambios tróficos en la piel, flebitis y tromboflebitis.

grado 4 entre las venas varicosas

Conclusión

En resumen, los tipos de várices son distintos en relación al tamaño y malestares provocados. Si sufre alguno de ellos, es importante que acuda a un médico lo antes posible. Esa es la única manera de evitar complicaciones graves y llevar un tratamiento efectivo.

consulta por ecsaven

También te puede interesar:

Ejercicios y tratamiento para las várices

Ejercicios y tratamientos para las várices

Las arañas vasculares inician como un problema estético. No obstante, de no llevarse alguno de los tratamientos para las várices, puede desarrollar los malestares más comunes. Entre ellos, se encuentran el dolor, picazón, hinchazón y pesadez. Por ese motivo, le contaremos acerca de los procedimientos y ejercicios para las venas varicosas.

¿Qué son las várices?

Las várices son dilataciones de las venas que dificultan la circulación de la sangre. Esta enfermedad es muy común en mujeres de edad avanzada que trabajan frente a un escritorio o tienen poca actividad física. Cabe mencionar que es la patología circulatoria más común después de la hipertensión. Aunque inicie como un problema de apariencia, si no se lleva un tratamiento temprano puede causar problemas de salud graves.

Qué son las várices

Diagnóstico de las várices

Para dar un diagnóstico correcto, es necesario que un médico realice una exploración física y estudie sus síntomas. En ciertos casos, suele necesitarse una ecografía para saber si las válvulas de las venas están funcionando bien. Mediante esta prueba no invasiva, el técnico podrá saber si hay evidencia de coágulos sanguíneos.

tratamientos para las várices leves

Por lo general, los tratamientos de las várices no implica una estancia hospitalaria. Además, gracias a los avances científicos, se han desarrollado procedimientos menos invasivos que facilitan una recuperación pronto. Tenga en cuenta que la detección temprana es esencial para el mejoramiento de la estética y malestares generales.

1. Cuidado personal

Es sabido que el mejor tratamiento para cualquier enfermedad es la prevención. Y, cuando hablamos de várices, estas demandan mucho cuidado personal para evitar su aparición. Entre estos puntos se considera llevar una vida activa, tener un peso saludable, entre otros. De esta manera, podrá aliviar el dolor y prevenir la aparición de las várices.

2. Reposo y piernas elevadas

Las piernas elevadas cuentan con la característica de que combaten el cúmulo de líquido producido por la gravedad. Por ello, se recomienda que durante el día descanse de 2 a 3 veces con las piernas levantadas. Hacemos hincapié en que es una actividad que no debe ser realizada por pacientes con insuficiencias cardíacas.

3. Medias de compresión

Las medias de compresión son un tipo de prenda que mantiene las piernas firmes. Este suele ser el primer enfoque que se lleva a cabo antes de pasar a un tratamiento farmacológico. Debido a que aprietan las piernas, ayudan a las venas y músculos a mover la sangre correctamente. Si deseas adquirir unas, puedes hacerlo en la mayoría de farmacias y tiendas de suministros médicos.

4. Uso del frío

La eficacia del frío se da ya que cuenta con un efecto antiinflamatorio y vasoconstrictor. Así, provoca que los vasos sanguíneos se estresen y evita la acumulación de sangre. Por esa razón, se recomiendan las duchas de agua fría sobre las piernas. También se menciona que los ambientes calurosos y la exposición al sol deben ser evitados.

tratamientos para las várices más graves

Cuando un paciente no da respuesta a los puntos mencionados anteriormente, se considera que debe llevar otro tipo de tratamiento. A continuación, le comentaremos acerca de los procedimientos que se llevan a cabo para mejorar las venas varicosas. Recuerde que todo debe ser llevado de la mano de un doctor especialista.

1. Escleroterapia

En este tratamiento, el médico inyecta una solución que cicatriza y cierra las várices medianas y pequeñas. Con el paso de las semanas, y si sigue correctamente sus citas, las venas varicosas deberían suavizarse. Este procedimiento es considerado como no invasivo, por lo que no necesita de anestesia.

Escleroterapia tratamiento para las varices

2. Escleroterapia con espuma de venas grandes

Siendo muy similar al primer método, se realiza en las várices más marcadas de sus piernas. De esta forma, puede sellar una vena, mejorar su apariencia y disminuir los malestares.

Escleroterapia con espuma de venas grandes

3. Tratamientos láser

Actualmente, muchos doctores recomiendan llevar un tratamiento de láser para cerrar las várices y arañas vasculares. Este medio funciona ya que envía fuertes ráfagas de luz a la vena. En consecuencia, hace que las várices se difuminen y desaparezcan.

Tratamiento láser

4. Procedimientos asistidos por catéter con radiofrecuencia

En este procedimiento, el doctor inserta un tubo delgado en las venas grandes y calienta el extremo. A medida que se extrae el catéter, el calor destruye las várices para que se contraigan y sellen. Por su efectividad, es una de las técnicas médicas más recomendadas cuando se habla de venas varicosas grandes.

Procedimientos asistidos por catéter con radiofrecuencia

5. Ligadura alta y extirpación de venas

Este método ambulatorio busca extraer venas mediante una incisión pequeña antes de que se conviertan en várices grandes. Cabe mencionar que su separación del cuerpo no afecta la circulación. Todo ello, ya que las venas más profundas se encargan del aumento del volumen de la sangre.

Ligadura alta y extirpación de venas

6. Flebectomía ambulatoria

El especialista realiza la extracción de las arañitas por orificios pequeños en la piel. Para su realización, solo las partes punzadas de la pierna están entumecidas.

Flebectomía ambulatoria

7. Cirugía endoscópica de venas

Las cirugías suelen ser necesarias cuando se habla de casos avanzados donde se padece de úlceras. En este punto, el cirujano usa una videocámara delgada en la pierna para tener visión y cerrar las várices. Aunque es el procedimiento más invasivo de la lista, no deja de ser ambulatorio.

Cirugía endoscópica de venas

Ejercicios como parte de los tratamientos para las várices

La actividad física es una de las maneras más efectivas para evitar la aparición de las várices. Además, resulta beneficioso para reducirlas y mantener las piernas activas. Ahora, le contaremos los ejercicios recomendados para fortalecer sus músculos y mejorar su circulación.

Consulte con un médico antes de realizar ejercicios para las várices

Como hemos mencionado, los ejercicios le ayudarán a mejorar la apariencia y malestares de las várices. Sin embargo, es necesario acudir a un médico antes de tomar alguna decisión sobre el tratamiento. Este profesional se encargará de evaluar sus síntomas y, en base a ellos, crearle una rutina especial.

1. Pedaleo

El pedaleo es uno de los ejercicios más utilizados entre los tratamientos para las várices. Esto es debido a que consiste en el movimiento suave y constante de sus piernas. Para realizarlo correctamente, debe hacer la simulación de estar usando una bicicleta en una cama o mat de yoga.

Recomendamos pedalear 30 veces y repetirlo en varias ocasiones durante el día. Tenga en cuenta que cada sesión debe estar acompañada por un descanso. Si estás iniciando con los ejercicios, creemos que debes comenzar con menos pedaleos y aumentar progresivamente. De esta manera, podrás mantenerte activa sin cansarte en demasía.

2. Bicicleta

Directamente relacionado al primer ejercicio, encontramos a la bicicleta real. Se sabe que esta actividad es un excelente deporte para todo el cuerpo, especialmente las piernas. Asimismo, es perfecto para acompañarse de amigos o familiares para pasar un buen rato. No obstante, si no te agrada la idea de salir al aire libre, puedes optar por una bicicleta estática. Mediante ella, podrás ejercitar las mismas zonas.

3. Separación de piernas

Este ejercicio permite tratar las várices desde la comodidad de una silla, alfombra o cama. Aunque al principio puede ser una actividad difícil ya que requiere de fuerza, con la práctica se dará cuenta que sus extremidades se fortalecerán. A continuación, le contamos los pasos a seguir para que pueda realizar la separación de piernas correctamente:

  1. Levanta las piernas y llévalas de arriba a abajo. Todo ello, con las puntas juntas de los pies.
  2. La cantidad de repeticiones realizadas depende de tu condición física.

4. Giros

Para realizar giros es importante contar con un mat de yoga o una superficie plana y suave. Primero, coloque una pierna estirada y haga movimientos en el sentido de las agujas del reloj. En este punto, debe repetir al menos 20 giros y tomar un pequeño descanso. Seguidamente, realice la misma actividad con la otra pierna pero en sentido contrario.

5. Flexiones del talón y la punta

Al igual que los ejercicios mencionados, esta actividad es beneficiosa para la circulación. Por ello, si suele sufrir de calambres, le recomendamos realizar este tipo de flexiones una vez al día. Para ello, debe llevarlo a cabo sentado con la finalidad de tener mayor soporte y manejo de sus piernas. Ahora, le contamos los pasos a seguir:

  1. Apoya los talones en el piso y levanta la punta de los pies.
  2. Baja la punta de los pies y sube los talones.
  3. Repite entre 20 y 30 veces. No olvides tomarte lapsos de descansos para no perjudicar tus piernas.

6. Flexiones de los dedos de los pies

Este tipo de flexión es muy similar a la anterior. Igualmente, es recomendada para mejorar el retorno venoso y tonificar los músculos de las pantorrillas. Te contamos los pasos a seguir para que los realices de manera correcta:

  1. Acuéstate en tu cama o mat de yoga y extiende tus piernas.
  2. Flexiona los dedos hacia delante y atrás.
  3. Consideramos que puedes realizar unas 20 repeticiones con cada pierna.

7. Pies juntos

Los pies juntos son un ejercicio muy sugerido para las várices que puede realizar sentada o acostada. Este consiste en unir y separar las puntas de los pies. Por nuestra parte, recomendamos repetirlo al menos 20 veces y tomarse un descanso entre sesiones.

8. Puntillas

Finalmente, este ejercicio no cuenta con un efecto probado científicamente pero existen pacientes que mencionan que ha contribuido para estirar sus músculos. Asimismo, les ha ayudado a fortalecer sus pantorrillas y evitar los espasmos. Para llevarlo a cabo, debes permanecer en un mismo sitio o caminar de puntillas. Luego, descansa entre cada sesión y repítelo las veces deseadas.

Hábitos para completar los tratamientos para las várices

Como se ha podido dar cuenta, la actividad física es considera como parte de los tratamientos para las várices. Sin embargo, es necesario complementarlo con un estilo de vida saludable que ayude a reducir las probabilidades de desarrollar esta patología. En ese sentido, te recomendamos mantener tu peso ideal, no usar prendas ajustadas y mover tus piernas constantemente. Ahora, mencionaremos algunas otras recomendaciones para que complemente sus hábitos nuevos.

  • Muévase todo lo que pueda. Esto quiere decir que no debe permanecer en la misma posición mucho tiempo.
  • Opte por zapatos planos y cómodos.
  • Use prendas sueltas.
  • No se exponga al sol y calor.

Hábitos para completar los ejercicios para las várices

¿Qué ejercicios evitar?

Aunque la actividad física es necesaria para mantenerse saludable, existen ciertos deportes que debe evitar para no perjudicar sus várices. Por ello, consideramos necesario mencionar los ejercicios que no debe hacer si tiene venas varicosas.

  • Deportes de contacto físico: Entre estas actividades se considera a todo deporte de riesgo de hemorragia por rotura. Esto quiere decir fútbol, balonmano, boxeo, entre otros.
  • Deportes bruscos con saltos continuos o movimientos repetitivos: Los deportes donde los pies golpean el suelo constantemente pueden lesionar las válvulas venosas. Por ese motivo, se recomienda evitar el tenis, vóley, básquet, step, entre otros.
  • Actividades estáticas donde se requiera mucha fuerza: Consideramos que debe evitar las pesas y máquinas de gimnasio.
  • Deportes en posiciones forzadas: Es decir, motociclismo y equitación.

consulta por ecsaven

También te puede interesar: