Cartílago de la rodilla : Importancia y síntomas de desgaste

Cartílago de la rodilla : Importancia y síntomas de desgaste

El cartílago es necesario para el movimiento de las rodillas. Cuando este se desgasta, se producen dolores intensos. Por esa razón, consideramos importante dar a conocer qué es el cartílago de la rodilla y para qué sirve. Además, mencionamos los signos que evidencian que algo está fallando en su salud. De esta manera, esperamos acuda a un médico al primer síntoma.

¿Qué es el cartílago de la rodilla?

El cartílago de la rodilla es un tejido blando y resbaladizo que se encarga de cubrir, amortiguar y proteger la articulación. Asimismo, evita que los huesos tengan fricción excesiva entre ellos. Cabe mencionar que los meniscos también son parte del cartílago de la rodilla y pueden sufrir desgaste. Es así como, cuando pierde volumen, se le dificulta cumplir sus funciones con normalidad. Además, aparecen los síntomas y puede desarrollar artrosis.

Qué es el cartílago de la rodilla

Función del cartílago

La función principal que cumple el cartílago es distribuir y soportar cargas que se transmiten entre las superficies. En consecuencia, se da el movimiento de deslizamiento suave casi sin fricción. Es decir, protege los huesos y evita que se froten entre sí. Adicionalmente, el cartílago da forma y soporte a diferentes partes del cuerpo.

Consecuencias del desgaste del cartílago de la rodilla

Debido a su exposición al movimiento; las lesiones, inflamaciones o daños del cartílago de la rodilla son comunes. Este tipo de problemas, si no se tratan a tiempo, pueden producir daños irreversibles en las articulaciones. A continuación, mencionaremos algunas patologías que se dan como consecuencia del desgaste del cartílagos de la rodilla.

  • Lesiones o rupturas.
  • Factores genéticos.
  • Artritis o artrosis.

Cabe mencionar que el desgaste, a medio o largo plazo, puede causar un deterioro funcional. Además, las lesiones no tratadas pueden provocar dolor articular invalidante. Otra de las consecuencias más frecuentes y dolorosas es la condromalacia rotuliana.

Consecuencias del desgaste del cartílago de la rodilla

Prevención de las lesiones

Si desea prevenir lesiones del cartílago de la rodilla, es necesario que tenga en cuenta los factores de riesgo. Como punto de inicio, debe mantener un peso corporal adecuado a su tamaño. Esta es una de las pocas maneras de reducir la carga a la que se ve expuesto su cartílago. Además, es recomendable que inicie con actividades físicas. El movimiento favorece a la nutrición del cartílago ya que lo estimula. Sin embargo, es necesario que sean ejercicios regulares y de bajo impacto.

Por otro lado, se puede iniciar con la toma de condroprotectores. Estos son colágeno, ácido hialurónico, condroitín sulfato, glucosamina, entre otros. Aunque aún no hay estudios científicos que demuestren su capacidad regenerativa, pueden ofrecer un alivio sintomático. Cabe mencionar que toda medicina o suplemento debe ser consultado con el médico previamente.

Prevención de las lesiones

Tipos de lesiones

Los tipos de lesiones de los cartílagos de la rodilla se dividen según la gravedad. Por esa razón, se han establecido 4 grados, siendo el grado 0 el cartílago normal o sano. Por defecto, el grado 4 es el más grave y afecta todas las capas del cartílago hialino, llegando al hueso subcondral.

Tratamientos para el desgaste del cartílago de rodilla

El cartílago es una parte del cuerpo incapaz de regenerarse por sí mismo. Por ello, es necesario llevar un tratamiento cuando se sufre de alguna lesión. Recomendamos acudir a un reumatólogo para que considere sus características particulares. Es decir, edad, tamaño de la lesión, profundidad, actividades que realiza, entre otros. Ahora, mencionaremos los tratamientos más comunes.

  • Trasplante de cartílago: Útil para reemplazar las zonas dañadas en los cartílagos. Esta se realiza únicamente cuando los daños son en el tobillo y rodilla.
  • Inyección de células mesenquimales: Su fin es regenerar el cartílago. Se da mediante inyecciones de células madres mesenquimales.
  • Factores de crecimiento: Estimula la zona donde está ubicada la lesión para regenerarla.
  • Cirugía a través de microfacturas de la rodilla: Útil para reparar el cartílago dañado.

Tratamientos para el desgaste del cartílago de rodilla

Síntomas del desgaste del cartílago de la rodilla

Luego de definir la importancia del cartílago, mencionaremos los síntomas del desgaste. De esta manera, esperamos pueda acudir a un médico al primer malestar. Recuerde que la detección temprana es clave para poder tener calidad de vida.

1. Dolor

El primer signo de desgaste del cartílago son las molestias o incomodidades. No obstante, cuando estos fastidios no son tratados adecuadamente, pueden llegar a ser agudos. Con mayor frecuencia, esto se da en horarios matutinos.

2. Inflamación

La inflamación puede notarse a simple vista. Esto es debido a que se da en el área de la rótula.

3. Bloqueo articular

El bloqueo articular consiste en que la rodilla queda rígida. Todo ello, como resultado de la sobrecarga muscular. Además, es un signo que aparece luego de una lesión de meniscos. Si está pasando por ello, recomendamos acudir a un médico ya que su tratamiento debe darse lo antes posible.

4. Limitación de movimiento

El cartílago cumple un papel fundamental cuando se habla del movimiento de la rodilla. Por ello, al estar desgastado, puede producir dificultad para caminar con normalidad. Igualmente, los movimientos cotidianos se ven afectados.

¿A qué especialidad acudir?

El cartílago es tratado por un equipo multidisciplinar de especialistas. Esto se realiza en función a la zona afectada y características de la lesión. En resumen, si tiene malestares en la rodilla debe acudir a un reumatólogo o traumatólogo. De ser necesario, se le derivará a fisioterapia.

consulta por Sopaldine

También te puede interesar:

Cómo tratar la condromalacia de rodilla

Cómo tratar la condromalacia de rodilla

Los malestares en las rodillas son muy frecuentes entre las personas. Por esa razón, consideramos pertinente dar a conocer qué es la condromalacia de rodilla y cómo se presenta. Además, mencionamos los tratamientos y cuidados qué debe tener. De esa manera, esperamos cuide sus cartílagos para tener buena salud. Recuerde que toda decisión en relación a medicina debe ser realizada por un especialista.

¿Qué es la condromalacia de rodilla?

La condromalacia de rodilla es también conocida como condromalacia rotuliana o condromalacia patelar. En pocas palabras, es una lesión degenerativa de la superficie del cartílago que constituye la cápsula posterior de la rótula. Esta patología es común en adolescentes y adultos jóvenes, principalmente en deportistas de alto impacto.

Qué es la condromalacia

¿Por qué duele la rótula?

El dolor de rótula se da como resultado de un aumento de la presión en su cara posterior o articular. Aunque la rótula está diseñada para soportar grandes presiones, la frecuencia de esto puede dañar el cartílago. Además, a diferencia de otros huesos, no está anclada a través de articulaciones. Es decir, se desplaza flotando por encima del fémur y se mueve por la contracción del cuádriceps.

Esta fuerza de compresión se verá influenciada por múltiples causas. Cuando se sufre de condromalacia en la rodilla, se dispara presión en ciertos puntos de la articulaciones femoro-patelar. A continuación, simplificamos el ciclo del desarrollo de la condromalacia rotuliana explicado.

Anormalidad anatómica o funcional → Incremento de presión → dolor de rodilla → degeneración del cartílago → Artrosis

Por qué duele la rótula

Síntomas de la condromalacia

Entre los principales síntomas está el malestar sordo alrededor o detrás de la rótula. Cabe mencionar que los malestares se presentan de distintas formas en cada caso. Por ello, es necesario que acuda a un médico si cree tener problemas en sus rodillas. Asimismo, la intensidad de los síntomas suele darse de forma progresiva y el dolor es difícil de localizar. Otros malestares frecuentes son:

  • Sensación de fallo de la rodilla.
  • Ruidos o crujidos en el cartílago.
  • Pequeños derrames de líquido articular.
  • Dolor en la cara anterior de la rodilla que empeora al subir o bajar escaleras.
  • Aumento del dolor tras una prolongada flexión de rodilla.
  • Debilidad en los cuádriceps.
  • Acortamiento de la cadena muscular posterior.

Síntomas de la condromalacia

¿Por qué se produce la condromalacia de rodilla?

Varios estudios demuestran que las causas de la condromalacia de rodilla son diversas. Sin embargo, se ha llegado a la conclusión que puede darse como resultado de una lesión aguda o por fricción crónica. Además, se ha identificado que los principales causantes de este tipo de dolor son:

  • Rodilla en valgo.
  • Práctica de deporte de forma intermitente.
  • Sobrepeso.
  • Uso de calzado inadecuado.
  • Sedentarismo.
  • Poca musculatura.
  • Traumatismo sucesivo de baja, media o alta intensidad.
  • Enfermedades reumáticas.
  • Longitud de las piernas desiguales.

Adicionalmente, se ha llegado a dividir las causas en: Mecánicas, postraumáticas, inflamatorias, degenerativas, post inmovilización, sobreentrenamiento, entre otras. Todas ellas, tienen en común el hecho de que la rótula se ve expuesta a un sobrepeso en las articulaciones, causando un desgaste acelerado.

Por qué se produce la condromalacia

¿Se puede prevenir?

La prevención de la condromalacia de rodilla se basa en el uso de rodilleras específicas para esta enfermedad. Además, debes realizar ejercicios que respeten los movimientos y la amplitud de la rodilla. Las bicicletas elípticas reducen el impacto en esta parte del cuerpo, por lo que es recomendado para personas que buscan prevenir malestares.

Tratamiento de la condromalacia de rodilla

Como primer punto para determinar el mejor tratamiento, se debe conocer la causa de la lesión. Entre los principales métodos que se utilizan se encuentra la fisioterapia, ultrasonidos, punción seca, radiofrecuencia y fortalecimiento de cuádriceps. En el 90% de los casos, se ven mejoras en los primeros 6 meses si se lleva un tratamiento correcto. Además, existen fármacos para frenar el desgaste del cartílago.

Otra recomendación que puede consultar con su médico es el plasma rico en plaquetas ya que ofrece buenos resultados. Asimismo, recomendamos realizar ejercicios suaves como natación, pilates o estiramientos musculares. En algunos casos se realizan intervenciones quirúrgicas, pero estas están reservadas para pocos pacientes.

Tratamiento de la condromalacia de rodilla

Recomendaciones para la condromalacia de rodilla

1. Mejora la mecánica de la rótula:

Los traumatólogos y fisioterapeutas deben establecer un tratamiento en función de cada caso concreto. Este tipo de procedimientos puede incluir las siguientes opciones:

  • Cambios de actividad: Puede que le pidan que suspenda o modifique los ejercicios que le estén causando dolor en la rodilla. Es decir, puede que tenga que cambiar su rutina por actividades de bajo impacto. También se evaluará la superficie de entrenamiento y calzado.
  • Disminuya la carga: En caso tenga obesidad, se recomienda perder peso para reducir la presión en sus rodillas. Por otro lado, si realiza actividades de carga, se evaluará para que las suspenda de manera temporal. Igualmente, puede que solo deba reducir las repeticiones o incrementar su musculatura.

2. Mejora el estado del cartílago:

Con la finalidad de mejorar el estado del cartílago, hemos realizado una recopilación de medidas que puede llevar a cabo. De esta forma, esperamos ayudarlo a mejorar los síntomas y su calidad de vida. Recuerda que toda acción adoptada debe ser de la mano de un médico que esté al tanto de su situación real.

  • Suplementos orales: Estos deben incluir glucosamina, condroitina, colágeno, entre otros. Tenga en cuenta que por sí solo es poco probable que sean efectivos pero complementan el tratamiento.
  • Infiltraciones de ácido hialurónico: Mediante ello, va a tener dos beneficios: lubricación y reparación del cartílago.
  • Factores de crecimiento de plaquetas o células madre: Aunque aún no hay estudios que demuestren su efectividad, cuenta con resultados prometedores.

consulta por sopaldine

También te puede interesar:

Artrosis : Tratamiento y recomendaciones

Artrosis : Tratamiento y recomendaciones

La artrosis es el tipo de artritis más común. Esta tiene como resultado dolor, rigidez de movimiento e inflamación de las articulaciones. Por ese motivo, definimos qué es y cómo se lleva a cabo el tratamiento de la artrosis. Además, comentaremos algunas recomendaciones para que pueda reducir los síntomas de esta enfermedad. Recuerde que todo diagnóstico y medicina debe ser dada por un médico especialista.

¿Qué es artrosis?

Es una enfermedad degenerativa que se caracteriza por lesionar el cartílago articular. Siendo la patología reumática más frecuente, tiene como resultado el desgaste o destrucción del cartílago hialino que recubre los huesos. Provoca dolor, rigidez y puede impedir que se den ciertos movimientos cotidianos con normalidad. Por ello, es necesario darse una detección temprana y llevar el tratamiento de artrosis efectivo.

En años anteriores, se asociaba la artrosis con el hecho de envejecer. No obstante, los avances en las investigaciones relacionadas a esta enfermedad, han llegado a afirmar que la edad no es la única causa. Es así como se afirma que los factores genéticos, metabólicos y hormonales también son determinantes para que se desarrolle. Además, es importante tener en cuenta que es un proceso inflamatorio donde cualquier tejido de la articulación puede estar dañado.

Qué es artrosis

¿Qué es el cartílago?

El cartílago es un tejido amortiguador responsable de proteger los extremos de los huesos. Además, se encarga de permitir el movimiento de las articulaciones. Un cartílago sano, absorbe los impactos de movimiento o golpes que pueda sufrir. Sin embargo, al darse un desgaste, los huesos se friccionan entre sí.

Al desarrollarse la artrosis, dicho cartílago pierde sus principales propiedades. Cabe mencionar que con el paso del tiempo, si no se lleva un tratamiento, puede llegar a desaparecer. En consecuencia, se da el roce directo de los extremos de los huesos, produciendo dolor.

Qué es el cartílago

¿Qué son las articulaciones?

Las articulaciones son importantes dentro del cuerpo humano debido a que son el componente esencial para la conexión de dos huesos. Por lo tanto, son necesarios para que se dé todo tipo de movimientos. Es decir, la flexibilidad de la unión de los huesos se da mediante la cápsula articular.

Cuando el cartílago articular se lesiona, se tiene como resultado dolor, rigidez e incapacidad funcional. Con frecuencia, la artrosis se ubica en la columna cervical y lumbar. Asimismo, suele darse en articulaciones del hombro, dedos de las manos, cadera y rodilla.

Qué son las articulaciones

Síntomas de la artrosis

Luego de definir qué es la artrosis y en qué parte del cuerpo se da, vamos a establecer cuáles son los síntomas de esta patología. Para ello, debe saber que la artrosis se desarrolla de forma progresiva y lenta. Cabe mencionar que si está pasando por ellos o cree tener artrosis, debe acudir a un médico para que se dé el diagnóstico correcto.

  • Dolor: Las articulaciones afectadas pueden doler mientras se hacen movimientos. Asimismo, es posible que tenga malestares después de su uso.
  • Rigidez: La rigidez suele ser notoria luego de largos períodos de descanso.
  • Sensibilidad: Las articulaciones pueden estar sensibles cuando se hace presión sobre ellas o cerca.
  • Pérdida de flexibilidad: Es probable que no pueda mover la articulación en todo su rango.
  • Sensación chirriante: Esta es una de las sensaciones más frecuentes. Suele estar acompañada de chasquidos al doblar las articulaciones.
  • Osteofitos: Son pedazos adicionales de hueso que se presentan como bultos duros alrededor de las articulaciones inflamadas.
  • Hinchazón: Puede producirse debido a la inflamación de los tejidos blandos que rodean las articulaciones.

Síntomas de la artrosis

Factores de riesgo

Así como es importante tener en cuenta los síntomas para que se dé un diagnóstico, es necesario conocer acerca de los factores de riesgo. De esta manera, se puede prevenir la aparición de la artrosis. Además, sabrá si se encuentra dentro de un grupo de riesgo para que tome los cuidados necesarios.

  • Edad avanzada: El riesgo de padecer artrosis aumenta con la edad.
  • Sexo: Las mujeres son más propensas a sufrir de artrosis.
  • Obesidad: El sobrepeso es uno de los factores de riesgo ya que agrega estrés a las articulaciones que soportan el peso. Asimismo, el tejido graso produce proteínas que tienen la capacidad de inflamar las articulaciones.
  • Lesiones articulares: Las lesiones suelen afectar el riesgo de desarrollar artrosis. Tenga en cuenta que los daños sanados también son un factor.
  • Tensión repetida en la articulación: Las actividades que someten a un esfuerzo repetitivo a una sola articulación pueden causar artrosis.
  • Genética: Existe la posibilidad de heredar la tendencia a desarrollar la artrosis.
  • Deformidades óseas: Las articulaciones malformadas o cartílagos defectuosos de nacimiento pueden desarrollar artrosis.
  • Patologías metabólicas: Es decir, diabetes o enfermedades donde el cuerpo tiene demasiado hierro.

Factores de riesgo

¿Cómo se diagnostica la artrosis?

En la actualidad, no existen alteraciones de laboratorio específicas que definan el diagnóstico de la artrosis. Por ese motivo, se realizan pruebas físicas donde la exploración consiste en observar las articulaciones. En ellas, se estudia el crecimiento de los extremos de los huesos. Es importante mencionar que las radiografías en la fase inicial pueden ser normales. No obstante, lo más común es la evidencia de estrechamiento del espacio articular, aparición de osteofitos, quistes o anormalidades del contorno ósea.

Cómo se diagnostica la artrosis

Tratamiento de la artrosis

El principal fin del tratamiento de la artrosis es mejorar el dolor y la incapacidad funcional. Como primer paso, se debe evitar todo lo que contribuye a lesionar las articulaciones. Es decir, el sobrepeso, malos movimientos o calzado inadecuado. Además, se recomienda realizar actividades físicas leves que mejoren la funcionalidad de las articulaciones. Finalmente, aunque no existe un tratamiento que la cure, hay fármacos que aliviarán el dolor, reducirán la inflamación y retardarán el desgaste del cartílago.

Tratamiento de la artrosis

Prevención

La medida más eficaz cuando hablamos de artrosis es la prevención. En este punto, aún no se ha desarrollado la enfermedad pero se tiene factores de riesgo. Para ello, debe realizar los siguientes cambios en su rutina diaria.

  • Tenga un peso dentro de los parámetros normales.
  • No realice movimientos repetitivos.
  • Haga ejercicio con regularidad.
  • Mantenga una postura correcta.

Tratamiento farmacológico

No existe una medicina para la cura de la artrosis. No obstante, se recetan fármacos para controlar el dolor y mejorar la funcionalidad de las articulaciones. Asimismo, son capaces de evitar la progresión del desgaste articular.

  • Analgésicos: Usados para reducir el dolor y mejorar la rigidez.
  • Antiinflamatorios: Si el dolor persiste, pueden recetarle antiinflamatorios no esteroideos.
  • Condroprotectores: En los últimos años, se han comercializado los fármacos condroprotectores. Sin embargo, su eficacia aún no está aceptada del todo.
  • Infiltraciones: Muchos pacientes se ven beneficiados con la administración de sustancias antiinflamatorias dentro de la articulación.

Tratamiento quirúrgico

  • Fases iniciales y casos seleccionados: Se puede frenar la enfermedad con cirugías que corrigen la orientación de la articulación. Esto se da mediante cortes en el hueso o remodelación articular. En la actualidad, se están investigando diversas opciones para la reconstrucción de defectos localizados.
  • Artrosis avanzada: En casos donde la artrosis avanza pese a los tratamientos, la cirugía consiste en implantar una prótesis en la articulación dañada.

Recomendaciones para en tratamiento de la artrosis

Luego de definir el tratamiento de la artrosis, daremos algunas recomendaciones para las personas que la padecen. De esta forma, acompañado de un tratamiento, puede reducir las molestias. Recuerde consultar con su médico de cabecera qué acciones le resultarán beneficiosas en su caso en particular.

recomendaciones para la artrosis

1. Mantenga un peso saludable

Como ya hemos mencionado, la obesidad es uno de los factores de riesgo de esta enfermedad. Por ese motivo, si tiene sobrepeso, es importante que inicie algún programa que le ayude a bajar de peso. Tenga en cuenta que debe visitar a un nutricionista para que pueda realizarle un plan de alimentación.

2. Aplica calor y frío

En general, el calor es más beneficioso cuando hablamos de artrosis. Este se puede aplicar de manera casera con una bolsa de agua caliente sobre las articulaciones. Así aliviará el dolor y relajará la musculatura. Si llega a experimentar un intenso brote inflamatorio en la articulación artrósica, es recomendable aplicar frío mediante baños o bolsas de hielos.

3. Medicación

Existen diversas medicinas que resultan buenas. Entre ellos se pueden encontrar analgésicos, antinflamatorios, geles, cremas, infiltraciones, fármacos, entre otros. Cabe mencionar que cualquier tratamiento de artrosis que lleve debe ser recetado por un reumatólogo. Además, debe consultar con su médico antes de llevar algún método alternativo.

4. Hábitos posturales

Si sufre de artrosis es importante que descanse en una cama plana. Igualmente, evite sentarse en sillones que tiendan a hundirse. Recomendamos usar sillas con respaldo recto, donde sus caderas y rodillas mantengan su posición natural.

5. Ejercicio

La actividad física es buena para proteger las articulaciones y aumentar la fuerza muscular. Recuerde que los ejercicios que ponen presión sobre una articulación pueden ser dañinos. Por ello, se deben realizar deportes de bajo impacto como la natación, yoga, pilates y caminatas.

6. Reposo

La artrosis es una enfermedad caracterizada por causar periodos de dolor. Es así como se recomienda el reposo en las fases de mayor fastidio. También, se sugiere intercalar pequeños tiempos de descanso durante las actividades diarias.

7. No sobrecargar las articulaciones

El peso excesivo, los caminos irregulares y estar de pie por mucho tiempo son causas de dolor. Por ese motivo, es necesario que si padece de artrosis de rodilla o cadera, no sobrecargue sus articulaciones. Una forma efectiva de hacerlo es mediante el uso de bastón para caminos largos.

8. Calzado adecuado

El calzado de suela gruesa tiene la capacidad de absorber la fuerza del impacto del pie contra el suelo al caminar. Esto también puede obtenerlo con plantillas o taloneras de siliconas. Además, es importante evitar el uso de tacones altos para periodos donde esté de pie por mucho tiempo.

consulta por sopaldine

También te puede interesar:

Dolor de rodilla : Síntomas, causas y recomendaciones

Dolor de rodilla : Síntomas, causas y recomendaciones

El dolor de rodilla es una afección que le sucede a diversos tipos de personas, sin importar la edad que tengan. Asimismo, los orígenes de estos malestares pueden ser diversos. Sin embargo, en algunos casos es recomendable que se tomen como algo más serio. De la misma manera, ciertos tipos de molestias en las rodillas responderán efectivamente a un simple cuidado.

Dentro de los casos más graves que debe considerar cuando se habla de dolores de rodilla, encontramos a la artrosis. Cabe mencionar que estas molestias también suceden después de una lesión pasajera o de una rutina de ejercicios intensa. Por ello, hay que saber identificar el nivel de gravedad del asunto a tiempo.

Síntomas del dolor de rodilla

En la mayoría de los casos, los síntomas de dolor de rodilla podrán ser muy similares, independientemente del origen del problema. Aunque, la intensidad de las molestias si va a depender de la ubicación exacta del dolor. Esto podrá servir para identificar el problema específico. A continuación, te mostraremos los síntomas más comunes cuando se da el dolor de rodilla.

síntomas del dolor de rodilla

1. Inflamación

Este síntoma puede ser la causa de una enfermedad como la artritis reumatoide. Sin embargo, también puede darse por permanecer inactivo durante largos periodos. Es decir, puede darse tras largas horas de sueño y por mantener una postura específica.

2. Rigidez

Notarás que el movimiento de tu rodilla estará limitado y se te dificultará hacer mayores actividades. De hecho, este síntoma también puede ser producto de una inflamación que empeorará a lo largo del día.

3. Enrojecimiento y temperatura al tacto

Ambas son síntomas secundarios a causa de una inflamación en la zona de la rodilla. Al tocarla, sentirás esa parte más caliente a diferencia del resto. Una de las causas de este síntoma podría ser alguna infección o lesión en esa área. Todo ello, se refleja en el cambio de coloración sobre la piel comúnmente rojizo.

4. Debilidad o inestabilidad

Sentirás este síntoma junto a una sensación de torcedura o movimiento involuntario en la rodilla. Además, lo podrás percibir con mayor frecuencia mientras realizas algún tipo de actividad específica. Por esto, sentirás que tus rodillas están más débiles e inestables. En la mayoría de los casos, estos síntomas pueden reflejar algún tipo de lesión en los ligamentos.

5. Sonidos de chasquidos o crujidos

Estos sonidos de crujidos no solo podrán ser escuchados por las personas que lo padecen, sino también por otras que se encuentren cerca.

6. Incapacidad de enderezar completamente la rodilla

El no poder enderezar por completo la rodilla puede ser un síntoma de alguna lesión en los meniscos. Todo ello, debido a que estos funcionan como amortiguadores. Además, podría involucrar otros síntomas como la hinchazón y rigidez.

¿Qué ocasiona dolor en las rodillas?

Son diversas las causas que pueden originar algunos dolores de rodilla. Es más, algunas de estas molestias podrían ser crónicas a causa de una enfermedad más grave. Igualmente, también existen los dolores agudos. En su mayoría, estos se originan por un golpe directo a la rodilla o alguna lesión. Con todo esto, aquí te dejamos algunas otras causas del dolor de rodillas.

qué ocasiona el dolor de rodilla

1. Sobreutilizar la rodilla

Un problema frecuente es cuando se está acostumbrado a realizar movimientos repetitivos en los que la rodilla se ve involucrada. Esto es debido a que puede causar un daño permanente si no se trata a tiempo. Algunos ejemplos de actividades que sobreutilicen la rodilla son: Correr, subir muchas escaleras, montar bicicleta, entre otras.

2. Lesiones musculares

Sin los músculos, las rodillas no funcionarán en su totalidad de la manera adecuada. Esto se da porque cumplen la función de ayudar al correcto movimiento de ellas. En consecuencia, las lesiones en músculos ubicados en esta zona pueden hacer que las rodillas se vuelvan inestables.

3. Bursitis

La bursa es una bolsa plana en forma de almohadilla que ayuda al músculo a deslizarse con suavidad. Al ser un aportante de líquido lubricante en el interior de las rodillas, es una parte fundamental para que todo funcione correctamente. Algún tipo de golpe en esta zona, podría reflejar una presión excesiva sobre ella, causando un dolor en esa área.

4. Tendinitis

Esta enfermedad causa una inflamación e irritación en los tendones de las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Es una afección que comúnmente ocurre alrededor de los hombros, rodillas, muñecas, codos y talones. En realidad, la mayoría de los casos de tendinitis se solucionan de manera eficaz con tan solo reposo.

4. Síndrome del dolor patelofemoral

Este dolor se ubica en la parte frontal de la rodilla, específicamente alrededor de la rótula. Es una afección que le ocurre generalmente a las personas que practican algún deporte que implica saltar o correr. Puedes llevar tratamientos simples, como aplicaciones de hielo sobre la zona del dolor o alguna sesión de fisioterapia.

5. Síndrome de la banda iliotibial

La banda iliotibial es un tendón que conecta toda la parte exterior de la pierna y llega hasta debajo de la rodilla. Este síndrome es producido por la inflamación e irritación a causa de un roce contra el hueso externo, ya sea de la cadera o rodillas. Para estos casos, se recomienda asistir a sesiones con fisioterapeutas para aplacar el dolor.

6. Artritis

Esta enfermedad causa hinchazón y sensibilidad. Al ser una patología que también afecta a las rodillas, el dolor que genera puede irse incrementando si no se trata a tiempo. Una enfermedad como esta puede deberse a múltiples causas. Algunas de ellas pueden ser por infecciones conocidas como artritis séptica o enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, gota, entre otras.

7. Artrosis

Esta enfermedad degenerativa es causada por la lesión de un cartílago articular. Al hacer que esta parte del cuerpo se desgaste de manera progresiva, empezará a producir dolor, rigidez e incapacidad funcional en las rodillas. Además de involucrar a las rodillas, compromete a las manos, columna, cadera, dedos, entre otras.

8. Enfermedad de Osgood–Schlatter

Esta enfermedad es una hinchazón en la parte superior de la tibia. Se ubica exactamente debajo de las rodillas, en la parte que se le conoce como espina tibial anterior. Cabe mencionar que la afección de Osgood-Schlatter puede afectar a los niños y adolescentes que se encuentren en la etapa de desarrollo.

9. Quiste de Baker

A este quiste también se le conoce como poplíteo y es el resultado de un problema entre las articulaciones de la rodilla. Se trata de un quiste lleno de líquido que forma una protuberancia detrás de la rodilla. Además, este problema puede ser el resultado de otra enfermedad como la artritis o la ruptura de un cartílago.

10. Dolor referido

Se le conoce al dolor referido como un dolor a distancia. Se produce cuando una raíz nerviosa del cerebro recibe información de alguna afección en el cuerpo. Al no identificar a cuál de todas las zonas pertenece el dolor, se confunde. En consecuencia, esto provoca que se sienta un dolor de rodilla.

11. Dolor de estructuras cercanas

En algunas ocasiones, ciertos tipos de afecciones de partes cercanas a la rodilla pueden causar estos dolores. Algunas de estas causas serían la celulitis o la osteomielitis. Ambas, deben tener un grado mayor de complicaciones para que genere algún tipo de dolor en las rodillas.

12. Osteocondritis

Es una de las enfermedades que hace que el hueso y el cartílago de una articulación muera por la falta de un flujo sanguíneo normal. Según los doctores, es clasificada por el tamaño de la lesión. En los casos que se cura con mayor facilidad es en los niños, ya que están en plena etapa de crecimiento y desarrollo de los huesos.

13. Envejecimiento

Esta es la causa más natural ya que, al envejecer, las articulaciones de las rodillas se van desgastando. De igual manera, el factor genético puede influenciar en estos casos. Puesto que, si se tiene familia con estos dolores, será más probable que los tengas en esta etapa más avanzada de la vida.

¿Cuándo debo consultar a un médico?

En realidad, se debe elegir consultar a un médico cuando los dolores están en una etapa inicial. De esta forma, podrías evitar que el dolor sea un síntoma de una enfermedad más grave y se complique a falta de un tratamiento. Así hayas tenido solo una simple lesión, es importante realizarte un chequeo preventivo si sientes que tu rodilla está inestable o con algún cambio de color.

Otro de los casos en lo que se tiene que tomar el dolor de rodilla con más seriedad, es al observar algún tipo de protuberancia o deformidad en la zona. Si crees que tienes fiebre a causa de ello, además de otros síntomas, será mejor que acudas con un especialista lo más pronto posible.

cuando debo consultar a un médico

Diagnóstico del dolor de rodilla

Para obtener un verdadero diagnóstico, debes acudir con un médico especialista. Al comenzar, el doctor tiene que evaluar si se trata de un dolor agudo o crónico. Para esto, debes especificar la localización de las molestias, si has tenido algún tipo de lesión o si hay alguna deformidad en la parte de las rodillas.

Posteriormente, el especialista debe continuar con una exploración de la zona afectada. Este médico sabrá determinar si hay alguna presencia de deformidad o dolor al palpar. Todo ello, ya que estará evaluando los movimientos y cambios en la piel. Como resultado, podrá localizar el problema y dar su diagnóstico final.

Si lo considera necesario, podrá pedirle al paciente una serie de exámenes complementarios. Estos pueden incluir pruebas como radiografías, análisis de laboratorio, resonancia magnética nuclear (RMN) o una gammagrafía ósea. Aunque, dependiendo de la gravedad del caso, también puede derivar un examen de artroscopia para ver si es un problema en las articulaciones.

diagnostico del dolor de rodilla

¿Qué es bueno para el dolor de rodilla?

Dependiendo de las causas del dolor de rodilla, se tendrá que llevar el tratamiento recomendado por el médico. No todos los casos van a llevar el mismo método de recuperación, ya que el origen del dolor se puede generar por diferentes variantes. Dentro de algunos de los tratamientos usuales para tratar esta afección, están los siguientes.

que es bueno para el dolor de rodilla

1. Medicinas

Su utilización va a ser recomendada para la mayoría de los dolores de rodilla. El doctor recetará algunos medicamentos que puedan ayudar a aliviar el dolor y tratar alguna infección que esta conlleve. Dentro de los casos para utilizarlos, pueden ser por artritis reumatoide o por la gota.

2. Terapia física

Es uno de los tratamientos más recomendados para ciertos dolores de rodilla. Esto es debido a que ayudan a fortalecer los músculos que se encuentran alrededor. Con ello, se logrará que se vuelva más estable y el paciente pueda retomar sus actividades con normalidad. Es más, si eres una persona que practica deporte, la terapia física debes llevarla contigo para establecer una buena técnica durante tus actividades.

3. Inyecciones

Si la afección en la rodilla se debe a una causa un poco más grave, el doctor te podrá recomendar inyecciones. Dentro de algunos tipos de sustancias que te puede recetar, se encuentran los corticosteroides para reducir los síntomas de la artritis, el ácido hialurónico o el plasma rico en plaquetas. Esta última, ayudará a reducir la inflamación de la rodilla, por lo que está siendo recomendada para tratamientos de la osteoartritis.

4. Cirugía

Si se trata de una lesión que requiere cirugía, debes tener la tranquilidad para tomar la decisión con calma. Puesto que esta, puede afectar en gran proporción tu vida habitual dependiendo del caso y gravedad del asunto. Dentro de estas opciones, se encuentran la cirugía artroscópica, la de reemplazo parcial de rodilla, reemplazo total de rodilla o para una osteotomía. El tipo de cirugía que necesites, dependerá del diagnóstico del doctor.

Prevención del dolor de rodilla

En la mayoría de los casos, los dolores de rodilla podrán ser pasajeras si se cumplen con una serie de pautas previas a manera de prevención. En los siguientes consejos, encontrarás medidas que puedes comenzar a tomar si todavía no las haces. Si decides hacerlas parte de tu vida diaria, podrías evitar algún tipo de lesión o enfermedades más complicadas en un futuro.

Realiza actividad física con precaución: Dentro de las actividades más recomendadas para prevenir dolores de rodilla están la natación, pedalear en bicicleta o caminar. Pero debes recordar hacer ejercicios de calentamiento antes de comenzar y estiramientos al finalizar. De esta manera, estarás fortaleciendo tus músculos.

prevencion del dolor de rodilla

1. Controla tu peso y alimentación

Al llevar un estilo de vida saludable, estarás previniendo el sobrepeso. Con ello, tus rodillas tendrán menos presión al momento de hacer tus actividades diarias. De esta forma, evitarás dolores y molestias en la zona de las rodillas. Dentro de tu dieta, incluye alimentos con vitaminas A, C, D, calcio y ácidos grasos. Recuerda que debes acompañarlo con abundante agua.

2. Elige siempre un calzado adecuado

Un mal calzado puede ser un motivo para generar algún tipo de dolor y dañar las rodillas. Por ello, debes elegir siempre unos zapatos que sean cómodos y de tu medida. De esa manera, mejorarás tu postura y alineación de las articulaciones en las extremidades inferiores de tu cuerpo.

3. Ve al médico si sientes algún dolor

Lo mejor es que acudas a una revisión con un especialista en cuanto sientas algún tipo de dolor en tus rodillas. No estarás siendo exagerado, sino podrías evitar que un simple dolor sea la causa de algún mal de mayores proporciones. Sigue las recomendaciones del especialista de acuerdo al tratamiento que te sugiera.

consulta por sopaldine

También te puede interesar: