Alimentos-buenos-para-el hígado-inflamado

Alimentos buenos para el hígado inflamado

Para cuidar la salud de este órgano vital, tenemos que aprender qué tipo de alimentos son buenos para el hígado, y más aún si este está inflamado. De hecho, el hígado es responsable de gestionar todas las grasas, proteínas y carbohidratos que las personas ingieren. Por eso, es importante empezar a controlar nuestra dieta y entender qué es saludable y qué no.

Existen diversas bebidas y alimentos buenos que una persona puede consumir para ayudar a proteger el hígado inflamado. Asimismo, recuerda que la salud del hígado es crucial para la salud de todo tu cuerpo en general. De manera contraria, el tener un hígado no saludable puede provocar enfermedades hepáticas y trastornos metabólicos.

Alimentos buenos para el hígado inflamado

En este artículo, te contaremos los mejores alimentos buenos para el hígado inflamado. Y si aún no has llegado a ese extremo, también puedes tomarlos en cuenta como medida de prevención. Así que, empieza a cambiar tu dieta si consideras tener una mala alimentación y opta por consumir los siguientes alimentos.

Alimentos con omega-3

Estos son uno de los alimentos buenos para el hígado inflamado, pues estos puedes ayudar a disminuir la necroinflamación y la degeneración hidrópica en este órgano vital. Dentro de los que puedes consumir, están el salmón, la caballa, las sardinas, el bacalao y el arenque. No obstante, evita comer algún tipo de pescado o carne que esté crudo o que no esté bien cocinado.

salmón bueno para el hígado inflamado

Nueces

Diversos estudios indican que el consumo de nueces es muy positivo para mantener el hígado sano. Además, las nueces contienen ácidos grasos insaturados, vitamina E y antioxidantes. Por lo que ayudarán a prevenir el hígado graso y a reducir la inflamación además de bajar el estrés oxidativo. Por eso se considera uno de los alimentos buenos para el hígado inflamado. Dentro de ellos también figuran las semillas de lino, semillas de chía y las semillas de cáñamo.

nueces buenos para el hígado inflamado

Soya

Al consumirla estarás generando efectos benéficos como un aumento en la síntesis de ácidos grasos y disminución en la acumulación de lípidos en el hígado. Esto, aminora la probabilidad de desarrollar hígado graso. Además, disminuye la resistencia a la insulina, la intolerancia a la glucosa y las concentraciones de triglicéridos. Por esas razones, es uno de los mejores alimentos buenos para el hígado inflamado. Lo ideal es consumir 30g de soya al día.

alimentos para la salud del hígado

Café

Diversos estudios señalan que el café parece traer beneficios al hígado. Especialmente porque protege contra problemas como la enfermedad del hígado graso. Asimismo, estos estudios señalan que la ingesta diaria de café puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad hepática crónica. Como también puede proteger al hígado de condiciones dañinas, como el cáncer.

Por otro lado, el café parece reducir la acumulación e inflamación de grasa en el hígado. Es más, aumentará los antioxidantes protectores en este órgano vital. De igual manera, los compuestos de este alimento también ayudan a las enzimas hepáticas a eliminar del cuerpo las sustancias cancerígenas.

café es bueno para la salud

Avena

El consumo de avena es una manera fácil de agregar fibra a la dieta. Lo que resulta ser de gran beneficio dentro de los alimentos buenos para el hígado inflamado. De hecho, la fibra es una herramienta importante para la digestión, y especialmente las de la avena son útiles para el hígado. Por eso, la avena y la harina de avena son ricas en compuestos llamados beta-glucanos, y debes incluirla en tu dieta diaria.

Igualmente, los beta-glucanos son biológicamente muy activos en el cuerpo. Puesto que, ayudan a modular el sistema inmunológico y combatir la inflamación. Por ello, pueden ser especialmente útiles en la lucha contra la diabetes y la obesidad. Ayudando así a reducir la cantidad de grasa almacenada en el hígado. Sin embargo, se necesitan más estudios clínicos para confirmar este beneficio en el cuerpo humano.

la avena es un antioxidante

Uvas

En el 2014, un estudio reveló que las semillas de uva, así como la piel y la pulpa, contienen una cantidad significativa de antioxidantes. Y que además, estos antioxidantes parecen estar asociados con la protección de algunas causas de daño hepático. En consecuencia, el comer uvas enteras sin semillas es una forma sencilla de agregar estos compuestos a la dieta.

Alimentos buenos para el hígado inflamado

Verduras

Por último, el consumir verduras y aplicarlas en tu alimentación será fundamental para manejar la inflamación en el hígado. En realidad, estos también te ayudarán a eliminar las toxinas en tu organismo. Y la mayoría de estos alimentos, son ricos en nutrientes buenos para la salud hepática por su alto contenido en vitaminas. Algunos de estos alimentos buenos para el hígado inflamado son: espinacas, coles, espárragos, alcachofas y demás verduras de hoja verde

Alimentos buenos para el hígado inflamado

Conclusión de Alimentos buenos para el hígado inflamado

Al incluir en tu dieta alimentos buenos para el hígado inflamado, no solo estarás cuidando la salud de ese órgano. Sino también el de todo tu organismo en general. Además, si aún no tuvieras algún síntoma de una enfermedad hepática, lo mejor es siempre empezar por la prevención para cuidar nuestra salud. De esa manera, se puede evitar padecer alguna enfermedad grave más adelante.

foshepan más información

También te puede interesar:

ejercicios-para-las-várices

10 ejercicios para las várices y mala circulación

Si lo que se quiere es tener unas piernas siempre lindas, debemos lidiar con algunos problemas como las várices, la celulitis o la flacidez. Por ello, en este artículo hemos seleccionado 10 ejercicios para las várices que te ayudarán a mantener una mejor circulación. Además, han sido seleccionados debido a los movimientos fundamentales que necesitan esas zonas para poder disminuir o disimular su aparición.

Ejercicios para las várices y mala circulación

Al ser uno de los problemas estéticos menos deseados por las personas, el saber cuáles son los mejores ejercicios para las várices será de mucha ayuda. De hecho, cualquier ejercicio que implique mover las extremidades son aconsejables. A continuación, te dejamos estos ejercicios para que los pongas en práctica desde la comodidad de tu hogar o donde mejor te parezca.

1.Caminar

Caminar es uno de los mejores ejercicios para las várices, ya que ayuda a mejorar la circulación de las venas. Y en realidad, es una de las maneras más simples de lograrlo al ser una de las actividades más sencillas de hacer. Lo mejor de todo es que no se necesitan más que diez o quince minutos al día para ver los resultados de una caminata.

No obstante, a pesar de los beneficios de caminar, algunos expertos adviertes que hacerlo por la playa en días muy calurosos puede ser contraproducente. Pues el calor favorece la dilatación de las venas y esto puede empeorar el problema y agravar los síntomas. Aunque, viendo el lado positivo, la ventaja de pasear por la playa puede causar un efecto masaje.

ejercicios para las várices

2. Separación de piernas

Este es uno de los ejercicios para las várices que debes realizarlo tumbada sobre una colchoneta, tapete o cobija. Para empezar, levanta tus piernas y déjalas suspendidas 50 centímetros por arriba del suelo. Luego, empieza a bajar y subir alternando cada una con el mismo movimiento. Para que los resultados sean verdaderos, tienes que repetirlo 15 veces.

ejercicios para las várices

3. Apoyo total

Es uno de los ejercicios para las várices que se realizan en una posición sentada. Para esto, tienes que sujetarte bien a la silla con tus manos y empezar a elevar una pierna hasta el nivel del asiento. Repite lo mismo con la otra y así mantente alternando ambas piernas. Para que lo entiendas mejor, tiene que verse como si caminaras. Así lograrás sacarle el máximo provecho a este ejercicio que ayudará a la circulación en tus venas.

ejercicios de apoyo para las várices

4. Fortalecimiento de lado

Para realizar este ejercicio, debes estar parada con las piernas a la altura de la cintura de la parte de atrás. Asimismo, procura mantener la espalda recta y cruza la pierna derecha sobre la izquierda. Y como punto importante, tu pierna la debes levantar de lado con un ángulo de 45 grados. Solo así estarás haciéndolo de manera correcta para mejorar la circulación en tus piernas.

mejorar la circulación

5. Pedaleo

Esta actividad puede realizarse fácilmente sobre una bicicleta o en una clase de spinning. Sin embargo, de no tener una, es muy válido recostarse en el suelo boca arriba. Para comenzar, eleva tus piernas hasta el nivel de tus caderas. Mientras más alto será mejor. Luego, flexiona las rodillas y empieza a imitar el pedaleo de una bicicleta. Verás que el hacerlo consecuentemente ayudará a mejorar tu circulación, y por tanto, las arañitas en las piernas empezarán a disminuir.

pedaleo mejora la circulación

6. Giros de piernas

Los giros de piernas es uno de los ejercicios para las várices que ayudarán a disimularlas y disminuir las que ya están pronunciadas. Acostada boca arriba, estira y levanta una pierna hasta el nivel de la cadera. Con esta empieza a formar pequeños círculos en el aire. Realiza 20 repeticiones con cada pierna.

tratamiento para las várices

7. Levantamiento alternativo

En una posición acostada boca arriba, comienza a levantar una pierna hasta que la rodilla toque el abdomen. Continuamente, puedes apoyarte con tus manos sujetando tu miembro por el muslo. Mientras mantienes la posición, trabajar los músculos de las pantorrillas y los pies moviéndolos. Es más, para que este sea uno de los mejores ejercicios para las várices con un efecto positivo, sostén la postura por 20 segundos en cada pierna. Y repite lo mismo 20 veces por cada lado.

qué hacer para eliminar várices

8. Practicar Natación

La natación o el aquagym son de los mejores ejercicios para las personas que tienen varices. En realidad, el efecto doble del agua y el movimiento de los músculos hace que se active la circulación sanguínea. Así que, no temas en realizar esta nueva actividad para mejorar el aspecto de tus piernas.

natación para mejorar la circulación

9. Yoga

Esta actividad tiene como objetivo el promover la relajación y reducir el estrés. Así como tonificar los músculos y mejorar la postura. Por esos motivos, sus diversos ejercicios pueden aliviar el dolor y la hinchazón de las piernas causados por las varices. De hecho, será especialmente beneficioso si sufren los dolorosos efectos secundarios de las venas varicosas. Además, las posturas de yoga que elevan las piernas serán las mejores, ya que animan a que la sangre fluya hacia arriba contra la fuerza de la gravedad.

yoga para la circulación

10. Levantar las piernas

Este es uno de los ejercicios para las várices más conocidos y efectivos. Para realizarlo de la forma correcta, debemos recostarnos boca arriba en el suelo y colocar las manos en la parte baja de la espalda para protegerla. Luego, eleva las piernas con los glúteos apretados y la espalda apoyada. Empieza con una pierna por vez, y debe quedar perpendicular al suelo. Mantente así hasta sentir la sangre fluir y empieza

Igualmente, si deseas relajarte, puedes acostarte con las nalgas prácticamente contra la pared. Para ello, solo debes levantar las piernas y apoyarlas contra la pared. Así estarás aliviando la circulación sanguínea junto a un momento de relajo total.

ejercicios para las várices

Recomendaciones para que los ejercicios para las várices sean más eficientes

Para que estos ejercicios para las várices funciones de la mejor manera, sigue las siguientes recomendaciones. Estas te ayudarán a obtener un mejor resultado.

  • Realiza masajes en tus piernas.
  • Mantén tu peso controlado
  • No utilices pantalones muy ajustados en telas que no sean elásticas.
  • Consume poca sal, ya que esta retiene líquidos
  • Eleva las piernas por un período de tiempo como al dormir.
  • Usa zapatos cómodos y preferentemente de poco taco.
  • No estés mucho tiempo sentado o parado.

Conclusión de 10 ejercicios para las varices y mala circulación

Realizar estos ejercicios para las várices, ayudarán a que la circulación de sangre en tus venas mejore notablemente. Logrando reducir la apariencia y otros síntomas causados por esta condición médica. Además de estos ejercicios, se aconseja evitar permanecer de pie o sentados durante mucho tiempo. Es importante reposar con los pies elevados por encima del nivel de la cabeza, usar de medias de compresión elástica y evitar el calor en las zonas afectadas.

ECSAVEN forte número

También te puede interesar:

síntomas-del-hígado-graso

Hígado Graso: Síntomas, causas y tratamientos

A la enfermedad del hígado graso también se le conoce como esteatosis hepática, y ocurre cuando la grasa se acumula en el hígado. De hecho, el tener pequeñas cantidades de grasa en el hígado es normal, pero si esta se vuelve excesiva puede convertirse en un real problema de salud. Siempre que se presente junto a otros síntomas del hígado graso. Puesto que, este órgano es el segundo más grande del cuerpo humano.

El hígado ayuda a procesar los nutrientes de los alimentos filtrando sustancias nocivas de la sangre. Entonces, el tener demasiada grasa en el hígado puede causar la inflamación del mismo. Trayendo como otras consecuencias el dañarlo y crear cicatrices internas. Por ello, en los casos más severos esta cicatrización provocará insuficiencia hepática.

En este artículo veremos los síntomas del hígado graso, causas y si existen tratamientos para ello. Así que, no te pierdas la información que te presentaremos a continuación.

síntomas del hígado graso

Síntomas del hígado graso

Para comenzar a ver los síntomas del hígado graso, debes saber que cuando se desarrolla hígado graso en alguien que bebe mucho alcohol, se conoce como enfermedad del hígado graso alcohólico (AFLD). Mientras que, cuando le da a alguien que no bebe mucho alcohol, se conoce como enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA).

Asimismo, es importante que sepas que el hígado graso puede progresar a través de cuatro etapas:

Hígado graso simple: Ocurre cuando existe una acumulación de exceso de grasa en el hígado. Por esto, el hígado graso simple es en gran parte inofensivo si no progresa.

Esteatohepatitis: Aquí verán que además del exceso de grasa, también se produce inflamación en el hígado.

Fibrosis: La inflamación persistente en el hígado como uno de sus síntomas, causa cicatrices. Sin embargo, el hígado todavía puede funcionar con mucha normalidad.

Cirrosis: Esto se produce cuando la cicatrización del hígado se ha generalizado, lo que afecta la capacidad del hígado para funcionar. En esta etapa se presentan síntomas del hígado graso más severos e irreversibles.

Ambos tipos de hígado graso, tanto AFLD como NAFLD, se presentarán de manera similar. Sin embargo, en muchos casos los síntomas del hígado graso no serán perceptibles. Pero, es posible que sientas cansancio, molestias o dolor en la parte superior derecha del abdomen. Por otro lado, otras personas con esta enfermedad desarrollan la cicatrización del hígado conocida como fibrosis hepática.

Es más, si la cirrosis hepática se presenta más grave, se vuelve cirrosis. Conocida como una afección potencialmente mortal. Además, el daño hepático debido a la cirrosis es permanente. Por esto, es de suma importancia estar atentos a los síntomas del hígado graso para evitar que se desarrolle en primer lugar.

enfermedad hígado

Síntomas de la cirrosis:

  • Dolor abdominal
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Debilidad o fatiga
  • Náusea
  • Picazón en la piel
  • Piel y ojos amarillos
  • Moretones o sangrado fácil
  • Orina de color oscuro
  • Heces pálidas
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)
  • Hinchazón (edema) de las piernas
  • Grupos de vasos sanguíneos en forma de red debajo de la piel
  • Aumento de senos en hombres
  • Confusión

Causas

Si sientes algunos de los síntomas del hígado graso, es importante que visites a un especialista para hacerte la evaluación respectiva. De igual manera, debes empezar a evaluar cuáles pueden ser los posibles factores por los cuáles puedas haber desarrollado esta enfermedad de ser el caso.

Como ya lo hemos explicado, la enfermedad del hígado graso se produce debido al exceso de grasa se almacena en las células del hígado. En consecuencia, existe una variedad de factores que pueden causar esta acumulación de grasa. Como el beber demasiado alcohol, ya que puede causar AFLD alterando ciertos procesos metabólicos en el hígado.

No obstante, en las personas que no beben mucho alcohol la causa de la enfermedad del hígado graso es menos clara. Pues pueden presentar los mismos síntomas del hígado graso, pero no hay motivos muy concretos de la razón de ello. De hecho, para estas personas es posible que su cuerpo produzca demasiada grasa o no la metabolice de manera suficientemente eficiente.

causas cirrosis

Posibles causas para desarrollar hígado graso:

  • Obesidad
  • Diabetes tipo 2
  • Resistencia a la insulina
  • Altos niveles de grasa, especialmente triglicéridos, en la sangre
  • Síndrome metabólico
  • Embarazo
  • Efectos secundarios de algunos tipos de medicamentos
  • Algunos tipos de infecciones, como la hepatitis C
  • Ciertas condiciones genéticas raras

Tratamientos del hígado graso

La pregunta que muchos suelen hacerse es si es reversible esta enfermedad. Pues no muchos soportan seguir presentado los síntomas del hígado graso por un tiempo mucho más prolongado. Pero, hasta la actualidad no existe un tratamiento específico para este padecimiento. En realidad, aún se necesita más investigación para ello.

Sin embargo, debes saber que los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a revertir la mayoría de las etapas de la enfermedad del hígado graso. Algunos de estos cambios pueden comenzar con acciones como las siguientes:

  • Limitar o evitar el alcohol
  • Tomar medidas para perder peso
  • Hacer cambios en su dieta
  • Evitar medicamentos y suplementos que son duros para su hígado

Igualmente, si tienen AFLD es muy probable que tu médico te indique abstinencia por completo del alcohol. Así como también, puede recomendarte un programa de desintoxicación y asesoramiento si tiene un trastorno por consumo de alcohol (AUD).

foshepan más información

También te puede interesar:

artrosis-de-cadera

Artrosis de cadera: Qué es, síntomas, diagnóstico y tratamientos

La artrosis de cadera es considerada una enfermedad crónica que suele progresar lentamente con los años. Es decir, que puede durar toda la vida afectando casi por igual a hombres y mujeres. Además, es muy común que la sufran personas mayores de 40 años que han tenido molestias en la cadera. De hecho, se sabe que a partir de los 75 años esta enfermedad mantiene signos de prevalencia. Aumentando el porcentaje en un 17% de mujeres y un 16% para los hombres.

Igualmente, el tener un deterioro de la masa cartilaginosa puede causar restricción de movimiento y dolor severo. Tal y como ocurre con la artrosis de cadera. Por ende, en este artículo encontrarás información detallada sobre este tema tan sustancial. Desde qué es exactamente, los síntomas, diagnóstico y tratamientos para ello.

Qué es la artrosis de cadera

La artrosis de cadera es uno de los tipos de artrosis en el que el material cartilaginoso de las articulaciones se deteriora debido al desgaste. Asimismo, esta es una enfermedad de la articulación de la cadera causada por el desgaste del cartílago de la cabeza del fémur (os femoris) y por la articulación del hueso de la cadera (os coxae). En consecuencia, es el cartílago quien estabiliza la articulación y la protege contra el daño debido a la fricción contra el hueso.

Para tenerlo en cuenta, es importante señalar que hay dos tipos de artrosis. Una de ellas es la artrosis primaria, que es una forma genética de la enfermedad. De hecho, los síntomas pueden no ser necesariamente aparentes en un paciente con artrosis primaria. Puesto que, esta forma de la artrosis puede durar toda la vida sin que se note. Por otro lado, la artrosis secundaria es causada por un impacto externo. Tales como lesiones por accidentes, piernas desalineadas o un estrés constante en la vida cotidiana.

Con todo esto, es común encontrar a personas que suelen confundir a la artrosis con la artritis. Por eso, recuerda que la artritis es un término que se usa generalmente para clasificar a las enfermedades inflamatorias de las articulaciones. Estas, incluyen a la artritis relacionada con infecciones y artritis reumatoide. No obstante, la artrosis de cadera también puede causar inflamación y por esa razón puede llegar a convertirse en artritis.

artrosis de cadera

Síntomas

Para entender mejor esta enfermedad, debemos de tener claro que la articulación de la cadera está formada por la unión entre los huesos de la pelvis y el fémur. De modo que, en la porción del fémur que se encuentra con la pelvis, el fémur tiene forma de esfera que se llama cabeza del fémur. La misma, encaja en un hueco que está ubicado en la pelvis para permitir que el fémur se mueva en diversas direcciones.

En consecuencia, la cabeza del fémur como el hueco de la pelvis en el que se articula están recubiertos de cartílago. El cual, es un tejido que facilita el movimiento entre los huesos y evita que éstos rocen hueso contra hueso. Por ende, con el paso de los años van perdiendo grosor y textura hasta llegar a desaparecer en muchos casos. Conllevando a producir los síntomas de la artrosis de cadera.

Mayormente, la artrosis de cadera causa dolor y restricción de movimiento en la articulación de esta zona. Sin embargo, al inicio de la enfermedad es posible que no se perciban síntomas. Por lo que, a medida que avanza la enfermedad el dolor se extenderá hasta las rodillas. O al hacer movimientos simples como agacharse o subir escaleras. A continuación, te dejamos algunos de los síntomas más comunes de la artrosis de cadera.

Síntomas más comunes de la artrosis de cadera:

  • Dolor en las articulaciones de la cadera
  • Dolor en la ingle o irradiado a la pierna
  • Movilidad restringida
  • Dolor al estar en reposo
  • Rigidez matutina
  • Problemas al caminar (Cojeo)

artrosis de cadera

Diagnóstico de la artrosis de cadera

Para hacer un correcto diagnóstico de artrosis de cadera, se tiene que pasar por un profesional médico. Este especialista, basará su diagnóstico en el interrogatorio de su parte hacia el paciente. En el que estarán incluidos los tipos de síntomas que padece y sus características. Continuando con una examinación de la articulación de la cadera con sus movimientos.

Asimismo, mediante esta exploración el médico puede identificar el grado de artrosis que existe. Para ello, tiene que confirmar el diagnóstico realizando una radiografía de la cadera. En ella, podrá ver los cambios típicos que produce esta enfermedad en la articulación. Llevándolo a establecer un pronóstico sobre la gravedad de la misma, en función de si la cadera está más o menos desgastada.

síntomas comunes de la artrosis

Tratamientos de la artrosis de cadera

Para tratar esta enfermedad, se tiene que plantear como objetivo aliviar el dolor y mantener la capacidad funcional. Por ello, es muy importante que los pacientes obesos sigan una adecuada dieta para adelgazar. De esa manera, evitará la sobrecarga que el sobrepeso supone sobre su articulación. Por otro lado, el uso de un bastón puede ser muy beneficioso para aliviar este tipo de dolor en las articulaciones.

Con todo esto, último recurso en tratamiento para la artrosis de cadera, será necesario operar. En realidad, una intervención quirúrgica se les indica a aquellos pacientes que padecen una artritis muy avanzada. En los que se encuentran síntomas como una limitación muy importante para caminar o realizar sus actividades diarias.

De igual manera, esta intervención consiste en sustituir la articulación dañada por una prótesis de cadera nueva. Todo ello, luego de realizar un programa de rehabilitación tras la intervención. En el cual, los pacientes se recuperan y notan la desaparición de los síntomas, logrando caminar y hacer su vida con mucha normalidad.

Tratamientos

Medidas preventivas

  • Para evitar llegar a los extremos de la artrosis de cadera, es ideal tomas algunas medidas preventivas. Aquí te dejamos algunos consejos para ello.
  • Consigue el peso ideal según tu edad.
  • Realiza caminatas frecuentes con algún período de descanso.
  • Realizar movimientos sin resistencia de la cadera y sin dolor.
  • Practica natación y/o ciclismo sin resistencia.
  • Evita estar parado por largos periodos de tiempo.
  • No cargues demasiado peso
  • Trata de no sentarse en lugares bajos y blandos durante mucho tiempo.
  • No te auto mediques sin el consejo de un especialista.

Contacta a Sopaldine

También te puede interesar:

las-varices-son-hereditarias

Las varices son hereditarias – Todo lo que debes saber

Las varices son un problema muy común que experimentan las mujeres con más frecuencia a diferencia de los hombres. Además, se vuelve más preocupante si sabemos que nuestra abuela, madre u otro familiar las han tenido. Por ello, tiene sentido que te genere curiosidad el saber si las varices son hereditarias o no. Puesto que, el tenerlas no es solo un problema estético. Sino también de salud.

Qué son las varices

Las varices son venas agrandadas e hinchadas. A menudo, estas serán visibles y palpables en la superficie de la piel de la persona afectada. El color de las mimas, puede variar entre los azules, púrpuras o del color de la piel. También, pueden salir en cualquier lugar del cuerpo, pero resaltarán con mayor frecuencia en las zonas de las piernas y los pies.

Igualmente, las varices son una enfermedad vascular que afecta aproximadamente al 20% o 30 % de la población adulta. Es más, luego de los 50 años, se estima que casi la mitad de las personas tiene algún tipo de grado de esta condición médica. Asimismo, la coloración azul y formas retorcidas de las venas pueden verse y sentir debajo de la piel. Por lo que, es entendible que tengas ganas de saberlo todo si tienes un historial familiar con varices.

las varices son hereditarias

¿Las varices son hereditarias?

Es cierto que las varices son hereditarias. Y más aún, si son los abuelos o los propios padres quienes han llevado esta enfermedad en sus vidas. El real problema se basa en la debilidad de estas válvulas unidireccionales. Sin embargo, su genética o lo que ha sido heredado por los familiares, se convierte en solo un factor de riesgo de desarrollar venas varicosas.

Habrá muchos casos en los que las varices no serán hereditarias para los hijos. Pero sí pueden aparecer a una generación más adelantada como a los nietos a causa de los propios abuelos. De hecho, si ambos padres han tenido varices, las probabilidades de que los hijos también las tengan aumentan considerablemente.

Por otro lado, un estudio identificó a un gen hereditario específico (FoxC2). El cual, parece estar relacionado con las varices hereditarias crónicas. Además de ser el causante de la válvula venosa en la parte inferior de las piernas. No obstante, también se detectó que este gen no está presente siempre en los pacientes con esta afección. Por consiguiente, los investigadores creen que aún hay mucho por investigar acerca de los factores genéticos que contribuyen a desarrollar varices.

las varices son hereditarias

Por qué aparecen

Es muy común pensar que, si las várices son hereditarias primero te aparecerán en las piernas. Y aunque esta idea puede ser muy cierta, no es la única parte en donde se puede percibir esta condición. Por ende, para entenderlas mejor, debes saber que las venas son vasos sanguíneos que llevan la sangre de regreso al corazón. Entonces, habrá válvulas dentro de ellas que se abrirán y cerrarán con el fin de impulsar la fluidez de la sangre hacia este órgano vital.

En consecuencia, si estas válvulas fallan o se vuelven incompetentes, no podrán cumplir su función como deberían. Como resultado, la sangre que estaba destinada a fluir hacia el corazón se regresará hacia atrás. Causando la acumulación de esta principalmente en las extremidades inferiores. Y es aquí donde se formarán las varices. A causa de este reflujo y acumulación de sangre.

Además, estas venas varicosas lograrán estirar las paredes de las venas. Haciendo que se agranden y obtengan una apariencia retorcida. Aparte de que su coloración se vuelva entre un azulado justo debajo de la piel. Resultando ser preocupante y nada estético en la mayoría de los casos para las personas que la padecen.

por qué salen las varices

Otros factores determinantes para la aparición de varices

Ahora que ya sabemos que las varices también puedes ser hereditarias, es importante saber otros factores de riesgo que nos puedan llevar a contraerlas. A continuación, te dejamos algunos ejemplos muy aparte de lo hereditario que pueden influir en desarrollar esta enfermedad.

Hormonas femeninas: Es más común que las mujeres tomen ciertos medicamentos con hormonas femeninas. Tales como, píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal. Lo que hará que su riesgo de contraer varices aumente, ya que se cree que las hormonas femeninas relajan las venas. Limitando la capacidad para mover la sangre.

Embarazo: Esta etapa ejerce una presión adicional sobre las venas de la madre gestante. Sin embargo, las venas varicosas que se desarrollan durante el embarazo suelen desaparecer aproximadamente en 3 meses después que nazca el bebé.

Sobrepeso: El sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de contraer varices que no son hereditarias. La explicación de esto, es que el peso corporal tensa las venas limitando el flujo de sangre de regreso al corazón.

Edad: A medida que envejecemos, las venas junto a sus válvulas y paredes también lo harán. En consecuencia, cuanto más tiempo vivas es más probable que tus venas se deterioren y se formen varices que no son necesariamente hereditarias.

Tipos de trabajos: Las personas que tienen trabajos en los cuales implica el estar de pie o sentado durante largas horas, también tendrán más probabilidades de desarrollar venas varicosas.

Lesión en las piernas: Ya sea en una o en ambas, el simple motivo de estar lesionadas las hace más propensas a desarrollar varices. Puesto que, sus venas podrían dañarse permanentemente.

Coágulos de sangre: Es más probable que se formen coágulos de sangre si tienes varices. Y lo mismo sucede de manera contraria, ya que estos coágulos reducen el flujo de sangre a través de la vena.

factores de las venas varicosas

Prevención para las varices que son hereditarias

Es importante que sepas que hay cosas que puedes hacer para disminuir el riesgo de contraer esta afección. Indistintamente de si las varices son hereditarias o no. Así hayan sido tus propios padres quienes convivieron con ella. En consecuencia, algunas acciones y cambios en tu estilo de vida te ayudarán a disminuir la gravedad de las venas varicosas.

Actividad física con tus piernas: el usar tus piernas para actividades físicas como caminar, te podrán ayudar bastante. Igualmente, evitar sentarte o estar de pie durante demasiado tiempo. Esto te puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo en las piernas.

Mantén un peso adecuado: Si tienes sobrepeso o eres una persona obesa, puede ser contraproducente ara esta enfermedad. Por ello, lo mejor es que mantengas un peso adecuado y pierdas un poco el exceso de grasa en tu cuerpo. Al hacerlo, estarás contribuyendo a disminuir la presión sobre tus venas. Logrando mejorar el aspecto y la sensación de sus piernas.

Levanta los pies: elevar las piernas por encima del nivel de tu corazón le dará un descanso a tus venas. Lo mejor, es que lo realices 4 veces al día durante 30 minutos. Así permitirás que la misma gravedad ayude a que la sangre fluya adecuadamente.

Usa medias de compresión: Estas medias elásticas la consigues especialmente en la farmacia. Además, tu médico de confianza puede recetarle un par con una fuerza de compresión específica. Úsalos por la mañana apenas te levantes de la cama y quítatelos antes de dormir por la noche.

síntomas de las varices

Síntomas de las varices

En muchos casos, las varices que son o no hereditarias, no conllevan algún síntoma aparentemente. Pero, eso no significa que no se encuentren ahí o que no vayan a empeorar con el tiempo. De igual manera, es natural sentir un poco de frustración por su apariencia. Sin embargo, se debe estar atento a cualquier síntoma de las varices para tratarlas a tiempo. Aquí te dejamos algunos de esos síntomas para que estés prevenida.

  • Sensación de pesadez en las piernas.
  • Dolor con calambres
  • Hormigueo, ardor y picazón en las piernas
  • Hinchazón (edema) en las piernas, los tobillos y los pies
  • Úlceras cutáneas de curación lenta
  • Cambios en el color y la textura de la piel

Visita a un especialista

Si crees que las varices que tienes son hereditarias, es mejor consultarlo con un especialista vascular. Quienes son generalmente conocidos como Flebólogos. Estos médicos, sabrán guiarte en diversos procedimientos alternativos a la cirugía para tratar a las varices. De igual manera, si quieres obtener más información acerca de estas opciones, consúltalo con un radiólogo intervencionista certificado. El también sabrá orientarte sobre tratamientos mínimamente invasivos para que te sientas y veas mejor con esta afección.

visita a un especialista

Las varices hereditarias o no, son más que un problema estético

Recuerda que las varices pueden ser más que un problema estético. Pues en realidad, muchas personas que sufren de esta enfermedad experimentan dolor, palpitaciones, hinchazón, picazón o sensación de pesadez. Todo esto, mayormente en las zonas de las piernas a causa de las varices.

Conclusión

Es muy poco probable que logremos evitar que aparezcan las varices si son hereditarias. Dado que, no podemos elegir quienes serán nuestros padres y los tipos de genes que heredaremos de ellos. Por esa razón, es mejor seguir las estrategias que nos ayudarán a minimizar las complicaciones asociadas con las venas varicosas. Como el cambiar nuestro estilo de vida con hábitos más saludables y recurrir a especialistas para tratarnos lo más antes posible.

consulta por ecsaven

También te puede interesar:

1 2 3 5